Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LETRAS. ARTES, CIENCIAS para vos el talismán que deseéis. Ved que he arrojado mi tesoro al mar, -que ya nada tengo; pero con mi amor y voluntad lo conseguiré todo. RABAEL. -Has hablado bien, tanto que en tus palabras he hallado el tesoro querido. Me basta, pues, tu corazón. No quiero otro presente. Sartros, avisa al pueblo de que el príncipe Mossol es el elegido. (Sale Sartros, y a poco óyense fuera cañonazos y tuimdto de regocijo. HoREL. -Reina Rabael: nada es malo si se sabe hacer de. ello uti uso prudente. Como recalo de boda os entrego mi corazón de águila, del que sabréis sacar algiin fruto útil mejor que 3- 0. Sois demasiado buena v es bastante soñador vuestro esposo para no necesitarlo alguna vez. En cuanto a mí, puedo muy bien desprenderme de ello. Me basta con mi brazo y con mi orgullo. GALOR. -Lo mismo os digo con respecto a mi brillante: os lo entrego. Me sobra con mi intrepidez y mi arrogancia. (I i i T? AzuF. -Y j o os cedo la corona. Para ser fuerte y. feliz. tengo ya mi nave La. Capitana. R. ABAEL. -Gracias, pero sed mis huéspedes mientras duren, las. fiestas. (Entra Sartros. Los príncipes depositan al pie del trono sus regalos y salen, tras ceremoniosos saludos. 7 as ellos, desfila la corte. El rumor exterior se acentúa. SARTROs. Señora: he dispuesto se hagan fiestas en todo el reino, que durarán cuanto mandéis. RABAEL. -Seis días con sus noches. Además, iluminaréis todo el palacio. SARTROS (inclinándose) -Se. hará cuanto ordenasteis. (Sale. MossoL. Oh, -hermosa, reina, cuánto te amo... RABAEL. -Mi reino y yo... Todo lo ganaste con sólo un in pulso del corazón. (La reina Rabael y el principe Mossol, trémulos de pasión, se besan. Eduardo de Yaldivia. (De nuestro concurso litei- ario. ILCSTKACIONES DE MÁXIMO RAMOS)