Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LKTR. VS, AXÍTJÍS, C, Í: ONCTAS fíoya, apenas si se encuentra alguna que los hirvientes centros cosmopolitas de prootra nniesíra, y las que se conservan no ducción, sutil, calenturienta y angustiosa son (ie las nue inmortalizaron a sus autores. De época muy distante es la factura de l íinsando en ello algunas veces, he ima- otro interesantísimo Greco, que no ha figus inado que quizá influyese en la falta de rado en los catálogos de las oTjras del g- ran Grecos el que el estirado suegro de Veláz- pintor, y que creemos no Tía sido reproduquez, el purista Pacheco, que eiercia en cido, aunque Tormo lo menciona de pacuestiones de arte el monopolio de la ma- sada en la relación de un viaje que hizo gistratuva en la Atenas española, sentía ho- a Utrera, y en el cual servimos al docto rror por las obras de Dominico Theotocó- catedrático de cicerone. pulí, considerándolas afeadas por crueles Este Gríco, pro, piedad de mi querido amiborrones para ifectar valentía OQ el marqués de Tablantes, representa la Hasta no ha mucho, ningún cuadro del Purificación del Templo, y es igual, aunque Greco se exponía a la contemplación del menos recortado que el de Beruete. Es un pueblo sevillano. Fué para ello preciso que cuadro hermoso, inconfundible, de la época la magnánima infanta doña María Luisa de transición de Italia a España (1575 a Fernanda lej ase al Museo hispalense uno i. 77) Tormo lo cree coetáneo del Expolio de los más preciosos cuadros de su rica de la Primada, y es, sin duda, interesantícolección. Este representa el retrato de un simo para estudiar la modalidad con que pintor, y, según Stirling, es el del artista, el Greco empieza a pintar en España. y así lo han considerado Madrazo y Bikep j tercer cuadro ¡que se- tíonserva de las, sin reparar, como muy acertadamente Theotocópuli es una Magdalena, admirable, escribió Cossío, en que aquel joven de que recuerda, con ligeras variantes, la del semblante sugestivo, ojos grandes y algo colegio de los Irlandeses, de Valladolid, extraviados, pelo corto, barba rala, con pa- probablemente de la misma éipoca y ejeculeta y pinceles en la roano, y respirando tada, por tanto, hacia 1590. E s propiedad distinción en su persona no podía ser ¿el Sr. Martínez Lechón. Theotocópuli si se considera la juventud y p contando entre la indumentaria del retratado y la edad que j auténticos el Crucificado, del marqués por entonces tendría el ongmal pintor. j e la Motilla, v el San Francisco, de SánSe tiene esta pintura por de la última chez Bedoya, los Grecos sevillanos; pero, época del artista (1604 a 1614) y, aun sien- por pertenecer a épocas diferentes del ardo así. es maravillosa; cautiva por la vida ijgta, son interesantes en la historia del interior del retratado. Con razón escribió el g- enial pintor, y ofrecen ancho campo al más apasionado biógrafo del Greco: Di- estudioso y al crítico, muy señaladamente ríase que pertenece esta cabeza a un íi- el de la Purificación del Tem. plo, digno de terato o un artista de nuestros días, -tal ser más conocido, como nos figuramos el tipo de los más atormentados trabajadores del pensamiento en oanttagO Montoto,