Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DEPORTES CtJRIOSÍDADES DEPORTIVAS Las Máquinas Voladoras del Porvenir POR TOM RAY H A tiempo que un joven ingeniero español, D. Juan de la Cierva, ha resuelto el problema del aire, en lo que se refiere al descenso vertical de los aviones. Su éxito rotundo fué consagrado en ensayos y pruebas repetidos, y el autogiro fué titulado por los ingleses el taxi- aéreo del porvenir. Los británicos, gentes esencialmente prácticas, no se limitaron a comprobar la eficacia del invento, que abría cauces nuevos a la aviación comercial y de turismo, sino que, percatados de la trascendencia del descubrimiento de La Cierva, fundaron una Sociedad que explotará la patente en todo el mundo, con excepción de España, donde el inventor reservó al Gobierno todas las preferencias. Al cabo pudo salir el autogiro de sus balbuceos de aeródromo, con motores cansados de trabajar aprovechados para el nuevo aparato, y conquistar al g- ran público con la elocuencia indestructible de los hechos logrados. Los nuevos aparatos construidos ex profeso confirmaron plenamente las seguridades del autogiro, y en pleno desarrollo del feliz esfuerzo, el aparato, que despega del suelo en muy pocos metros, que toma tierra siguiendo aproximadamente la vertical y que es susceptible de manejo por un niño, ha derñostrado ya su seguridad como máquina capaz de más amplios derroteros, atravesando el Canal de la Mancha. Entretanto, otros inventores de numerosos pueblos han seguido porfiadamente buscando la solución del problema de los despegues y los aterrizajes en el más breve espacio cíe terreno. No hay que olvidar que éste es un punto capital para el desenvolvimiento de la aviación, porque traerá, a l s e r definitivamente resuelto, la consecuencia inmediata del abandono de los aeródromos; y con ello serían accesibles las grandes poblaciones y las fábricas y los barcos a pocos pasos de los mismos establecimientos adonde conviniera ir. Por la misma ruta del ilustre ingeniero espafíol parece haber caminado este ciudadano alemán, el doctor berlinés Zaschka, en sus pruebas incesantes para resolver el agudo problema. No hay que olvidar que todo el vasto ex Imperio es un enorme cam- EL DOCTOR 4 LEMAN ZASCHKA CON El. AI ARATO VOLADOR DE SU IXVEXCIOX. QUE T DESCIENDlí VERTTCALMEXTE. (FOTO MARÍN) AgCIENDr.