Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA MUJER Y DA CASA TRABAJOS DJLL Hü (3 AR Flores de Nácar POR TOMAS G. LARRAYA ECTORAS que veraneáis j u n t o al mar, recoged g r a n cantidad de esas lindas conchas n a c a r a d a s cuyos bellos reflejos destacan entre la menuda a r e n a con ellas podéis hacer muy lindos a d o r n o s que semejan flores estilizadas o fantaseadas, evocadoras de los esplendores del lejano O r i e n t e y que hoy la moda h a creado p a r a realzar los encantos del h o g a r al que a p o r t a n u n a nota luminosa, ensoñadora y refinada. T o d a s las conchas pueden ser empleadas, a u n q u e son p r e f e r i d a s las de fuerte n a c a r a d o y de irisados reflejos. Estas conchas, en distintas form a s y colores, se encuentran ya p r e p a r a d a s en el comercio, pero pueden ponerlas en disposición de utilizarlas, sumergiéndolas en ácido clorhídrico algo diluido, frotándolas h a s t a que se desprenda la m e m b r a n a que oculta la p a r t e irisada, lavándolas después con a g u a caliente, secándolas con aserrui, y, por fin, dándolas brillo por medio de una gamuza, con la que se frotan rápidamente, hasta obtener el resu tado deseado. E n la base de cada concha se hacen dos agujeritos, por medio de un punzón o un berbiquí, a una distancia de medio centímetro uno de otro, y por ellos se pasa un alambre de latón o cobre p a r a sujetarla, según indica la figura n ú m e r o i C u a n d o se tienen- preparadas suficiente n ú m e r o de conchas p a r a formar la flor, se- reúnen en u n haz, se enroscan entre sí los alambres y se forran, como se h a c e corrientemente con las flores artificiales, o bien con una cinta de seda de tono brillante. Los e x t r e m o s de los alambres se sujetan a u n a r a m a seca que previamente se t e n d r á dispuesta, y se cubre también esta unión con la cinta. L a forma de las flores depende del gusto personal y se presta a toda clase de combinaciones y fantasías. E s t a s flores pueden servir n o sólo p a r a el adorno del h o g a r puestas en j a r r o s o flotando sobre el a g u a de un centro de mesa, sino también p a r a a d o r n a r vestidos de recepción, puestas, sobre un broche, o a d o r n a n d o el principio de u n pliegue, o sobre la cintura, y también sobre el pecho, debiendo ser en este caso de pequeño tamaño, pero del m á s fino y vistoso n á c a r L