Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A f 4- 9 j r- o: TTTi -A un cuchillo mientras bailan en t o r n o suyo sus a m i g a s ¡lero ya los estómagos andan los ¡n -ita los. I otlos han de bailar con la cansados, las despensas vacías, las galas novia; pero antes es obligatorio que cada agotadas y hasta en el baile ale meiio- uno clave en la m a n z a n a una moneda, o bailar con la novia que el día anterior, poi varias, de plata o de oro, según el n m i b o cuya razón no se llama esta vez de la man el compromiso. Cuando el baile termina zana el baile, sino, con diminuti o irónico. se cuenta el dinero recaudado ante el acom- (ic la manganilla. jjañamiento contribuyente, y es gala de la La alegría, h a r t a de d a r corcovos, se siennovia que su cuantía sea respetable y señale t a ero n o se expla) ó bastante acaso? en cierto modo su eleva; Xo fué suficiente la dudo valor y su crecido ración del regocijo? precio. A Si en nuestra soD u r a n t e el c u a r t o y íil ciedad m o d e r n a si en timo día de festejos, 11; Í medio de nuestras g r a n des ciudades durasen tanmado día de la bodilla. -J, to los festejos de las bose a r r a s t r a ya perezoso ¡f das, ¡cuántas veces, sin y fatigado el júbilo popular. A ú n vuelven a cohaber terminado de celemer y a cenar, como en íbrar el m a t r i m o n i o halos días a n t e r i o r e s en bría q u e d a d o ya rota para casa del novio todos lo. siempre la dulce e ina rcinvitados; vuelve a re, ciable paz conyugal! producirse t a m b i é n el baile con su m a n z a n a en -í i Luis Martínez la plaza del pueblo: luI cen nuevas y no menos J ieiser. vistosas o- alas la novia v (í Uíl- TOS D E P E D R E R O)