Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3 ffii -iA; A riO DK CASA ANTIGUA le sirve de vértice; pero abierta al mundo, experta y íirme en pleno contacto con los hombres, esta his- sobre las tela; tórica villa ha dejado escribir a las nuevas ¡ue han de reedades, sobre sus antiguas páginas, los mo- cibir después dernos romances del siglo actual, y así ofre- en su seno las ce las huellas pretéritas debajo de los re- lanas negras o sentes caracteres, como si fuese un monu- las sedas b r i mental palimpsesto. llantes de abiPor el contrario. Lagartera, dormida en garrados coloel regazo maternal de la Naturaleza, donde res, una pobre se meció su cuna; aislada de los extraños; asomándose al exterior únicamente desde lo alto de su atrevida torre que por encima de los monteci! lc. que la rodean domina la llanura, vive como en un sueño de encantamiento, y ni se mueve, ni se transforma, ni se modifica, ni pierde su perenne y lozana juventud. Y cortésnientc esquiva en su aislamiento, ofrece hospitalidad, pero contagios de la vida ciud a d a n a se estima a sí misma y conserva, como título de merecimientos, la rimacía insuperable de su lial) ilidad p a r a crear, Ijoy como antaño, labores originales, bordados uc recuerdan la toza de Talavera, cuyos dibujos traza con mano ii01 i mujer, tal vez ayuna de toda instrucción. pero pictórica, en cambio, de poderoso instinto artístico. Una boda en f agartera es acontecimiento singular que despierta la curiosidad docta o inculta del. forastero. Una boda en L a g a r t e r a rompe la monotonía de la vida cotidiana, conmueve a todo el lugar, despuebla el fondo de las arcas y liacc alp ¡tar los corazones. Xo es un acontecimiento ítitinio; es tma fiesta popular, un general regocijo, en el que los más son convidados y todos son espectadores, iMnpiezp. el movimiento y los reparati os l: i