Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
iJi rriii LA INFORMACIONES DE SOCIEDAD M O D A Y LA C A S A MODERNA Boda aristocrática. La despedida del otoño. Nuevos modelos de vestidos y sombreros. E N la iglesia de San Fermín de los Navarros se celebró el día 15 la boda de la bellísima y angelical señorita Mariana Movellán y Sánchez Remate, hija del ilustre banquero, tan considerado en España como en París, perteneciente a la casa de los marqueses de Manzanedo, y de una dama distinguida por sus virtudes y su belleza, perteneciente a la aristocracia jerezana. Ante el altar, cubierto de rosas blancas, el padre Juan R. de Legísima unió con lazo indisoluble a la señorita de Movellán y al valiente comandante de Infantería D. Joaquín Ortiz de Zarate, ilustre por su abolengo montañés y, más aún, por su bizarría mandando las fuerzas del Tercio Extranjero en África, donde fué herido varias veces. La virtud y la dulzura de las damas que pertenecen a la casa Movellán buscan heroísmo, y lo encuentran, porque. Dios mediante, muy pronto otra señorita de Movellán, Carmen, la que ha sido algún tiempo dama particular de S. A. R. la infantita doña Isabel Alfonsa, se casará con el señor LA SEÑORITA MARIANA MOVELLÁN Y EL COMANDANTE D. JOAQUÍN ORTIZ DE ZARATE DESPUÉS DE RECIBIR LA BENDICIÓN NUPCIAL. (FOTOS V. MURO) LA IGLESIA DE SAN FERMIK DE LOS NAVARROS, PRIMOROSAMENTE ADORNADA, DURANTE LA CEREMONIA Várela, cuando regrese del campo donde hoy lucha por España. Todos tuvieron un recuerdo para el Sr. Varela, pidiendo al Cielo que vuelva triunfante de África. La marquesa de Manzanedo, cuyos trenes siempre fueron famosos, envió a su sobrina una berlina preciosa, tirada por hermoso tronco, con correaje blanco y, en el interior del coche, flores igualmente blancas. El padre Legísima dijo una plática conmovedora y patriótica que nos hubiese encantado extractar si la falta de espacio no lo impidiese. Después de la ceremonia se sirvió un almuerzo en casa de los marqueses de Movellán, y los recién casados salieron por la noche para Argel. El Señor les conceda bendiciones sin cuento. ni inirn