Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
m lint 111111111111111; INFORMACIONES DE SOCIEDAD LA M O D A Y LA C A S A M O D E R N A Boda aristocrática en Madrid. La bufanda en los trajes de tarde. Sombreros y vestidos. íí la iglesia del Corazón de María se ha celebrado la boda de la señorita de Enríquez con D. José María Melgarejo. Con este matrimonio se han unido dos familias ilustres, los Enríquez de Luna, caballeros cruzados de la Orden militar de Montesa, y los Melgarejo, que ostentan la roja cruz de la Orden militar de Calatrava. La novia, Conchita Enríquez de Luna) Antolínez de Castro, es una muchacha preciosa y tan buena como bonita, que prestaba el encanto de su figura a un traje de crespón blanco, bordado con cuentas de cristal, manto de codé y velo de encaje de aplicación sujeto por una diadema de azahares. De su cuello pendía el hilo de hermosas perlas regaladas por su madre, y llevaba largos pendientes de brillantes que, entre otras joyas, le ha regalado el novio. Sus sobrinos Paquita y Antonio, dos niños muy guapos, fueron dos pajecillos encantadores, pero tan pequeños, que a su vez iban escoltados por las nurses. Bendijo la unión el Sr. Estenaga, obispo de Ciudad Real; con su habitual elocuencia, el ilustre prelado les dijo lo que significaba el matrimonio cristiano, y tuvo frases de sincero afecto para el padre de la señorita de Enríquez de Luna, que la habrá bendecido desde el cielo. Fueron padrinos el marqués de Melgarejo, padre del novio, y la madre de la novia, actuando de testigos, por parte de la desposada, su hermano D. José María, sus tíos D. Francisco y don Gabriel Enríquez, el conde de Santa Ana de las Torres, el coronel D. José de Ayuela y D. José Suárez Guanes; y por parte deL Sr. Melgarejo, sus hermanos D. Antonio y D. Ramón, los hermanos políticos D. Severiano Silva y D. José Luis Revuelta, y D. José María Massas. Después de la ceremonia religiosa, todos los invitados se trasladaron a un gran salón contiguo a la iglesia, donde se sirvió la merienda. Tanto la señora viuda de Enríquez y su encantadora hija María Teresa como los marqueses de Melgarejo y sus hijos atendieron a sus amigos muy amablemente. El nuevo matrimonio se propone hacer un viaje por Francia e Inglaterra. E LA SRTA. DE EKRIQUEZ DE LUNA Y D. JOSÉ MARÍA MELGAREJO AL RECIBIR LA BENDICIÓN NUPCIAL. (POTO ZEGRl)