Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ESCENA FINAL DE LA COMEDIA COMICO- DHAMATICA EL PRESAGIO KOJO ORIGINAL DE FERNANDO MÁRQUEZ T SALVADOR VIDEGAIN, MÚSICA DE LOS MAESTROS MATHEU Y LÓPEZ QUIROGA, ESTRENADA EN EL TEATRO DEL DUQUE, DE SEVILLA. (pOTO GELAN) compositor alcanzó, entre grandes y entusiásticos aplausos, los honores del palco escénico al finalizar todos los actos y después del nocturno del segundo, que valió a su autor un caluroso y prolongado homenaje. I, a hermosa página musical fué bisada. Con la reposición en los carteles de Don Lucas del Cigarral Amadeo Vives ha festejado las bodas de plata del triunfo que lograra con esta partitura precisamente en una época en la que reinaban los inolvidables m. aestros Chapí y Fernández Caballero, lo que avaloró el éxito; de Don Lii- cas del Cigarral a Doña Francisquita han transcurrido ¡veinticinco años! de una a otra obras, ambas gloriosas, pueden apreciarse los progresos del genial compositor, y es curioso el hecho de que en una y en otra aparece asociado al de Vives el apellido Fernández Shaw: en Don Lucas, el padre; en Doña Francisquita, el hijo; los dos enamorados fervorosos del teatro lírico español. Don Lucas del Cigarral ha sido puesta en escena con todo lujo y el mayor cariño; se ha vestido bien, y Fontanals ha pintado unos telones, de personal estilización, que entonan con la obra. De los intérpretes destacaron por su labor esmeradísima la tiple Matilde Martín. y el tenor Juan Casenave, que cantaron con verdadera maestría y sentimiento, y el bajo Redondo del Castillo, que dio gran prestancia al personaje. El tenor cómico Hernández, los demás artistas y la orquesta también escucharon merecidísimos aplausos. En el teatro del Duque, en Sevilla, se estrenó con gran éxito una comedia cómico- lírico- dramática, en un acto, dividido en cuatro cuadros, ori- ginal del aplaudido autor de El cortijo de las Matas, Fernando Márquez Tirado, y del director de la compañía que actúa en dicho coliseo, Salvador Videgaín, con. ilustraciones musicales de los maestros Matheu y López Quiroga, titulada El presagio rojo. El argumento de la obra, ésta es de las que tienen argumento, es sentimental, interesante, humano y ha. sta nos atreveríamos a decir que lógico. Un poco al margen de la vida corriente, aunque dentro de las vulgaridades de la vida; y como los personajes que intervienen en la fábula son de carne, y huesos, y nervios, y los animan las pasiones puras y los sentimientos bastardos, de ahí que se presenten con líneas y coloridos de realidad, logrando intrigar y conmover a los espectadores. Jue. gan, pues, en El presagio rojo elementos que siempre hallan eco en el público. Por eso Márquez Tirado y Videgaín serán siempre aplaudidos en justicia. La música es alegre y agradable; se repitieron un bailable interpretado por la señorita Rojas; el número de las americanas y un intermedio, páginas en las que los maestros Matheu y López Quiroga pusieron gran delicadeza, demostrando su inspiración fresca y lozana y su dominio de la técnica orquestal. Los autores fueron ovacionados, y las señoras Rossy, Andrés, Máiquez y Benítez, señoritas Rojas y Martelo, y Sres. Morillo, Heredia, Aznar y Nevares conquistaron en buena lid los aplausos que escucharon. RODOLFO DE SALADAR.