Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Hti! ii iii i! iii rii t i INFORMACIONES DE SOCIEDAD M O D A S Y LA C A S A M O D E R N A Bodas aristocráticas en Madrid. Modas. Los vestidos de crespón. Un modelo de sombrero. O la Prensa diaria conocen nuestros lectoR res los detalles que pudiéramos llamar de protocolo de la boda de la señorita Eulalia Maroto y Pérez del Pulgar, hija de los marqueses de Santo Domingo, con D. Ramón Carvajal y Colón, primogénito de los duques de la Vega, marqueses de Aguilafuente. Aquí consignaremos solamente algunos detalles muy interesantes. P Perpetuo Socorro, ha escuchado las súplicas de una madre piadosa y abnegada, devolviéndole a su hijo victorioso y bendiciendo un matrimonio que ha de ser la base de un hogar feliz. La señorita Eulalia Maroto es bondadosa, muy inteligente, fervorosa cristiana y bellísima. Don Ramón Carvajal es un perfecto caballero, valiente oficial del Ejército y buen cristiano a carta cabal. Los dos se quieren, apreciando sus mutuas LA S E S- O R I T A D E M A R O T O T E L SR. CARVAJAL, CON SUS PADRES Y PADRINOS, LA DUQUESA DE LA VESA T EL MARQUES DH SANTO DOMINGO, DESPUÉS DE RECIBIR LA BENDICIÓN NUPCIAL. (FOTO ZEGRI) La ceremonia nupcial se celebró en la iglesia de Nuestra Señora de la Concepción, ante la imagen de la Virgen del Perpetuo Socorro, a cuyas plantas ha derramado tantas lágrimas la marquesa de Santo Domingo durante el cautiverio de su primogénito, D. Juan Maroto, quien luchó heroicamente en África como soldado voluntario y ha vuelto a su hogar aportando nuevos timbres de gloria al ilustre escudo de los Pérez del Pulgar, por lo cual le han cedido sus padres el título de marqués de Pozoblanco, perteneciente a la noble casa de los marqueses del Salar. La Santísima Virgen, bajo su advocación del ipiMMm m cualidades, y se han unido ante el altar dispuestos a fundar una familia que continúe las gloriosas tradiciones de ambas casas. La novia estaba preciosa con su elegante traje de tissii, de plata y magnífico manto de Alenqon, velo de tul céfiro y bonita diadema de azahares. El novio ostentaba uniforme de la Escolta Real y la llave de gentilhombre con ejercicio y servidumbre. Mucho hemos sentido que se nos escaparan los lindos pajecitos que llevaron la cola antes de hacer las fotos que ilustran estas líneas. Eran Victoria Eugenia Carvajal y Colón, hija BB