Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
cisitudes por que pasó esta obra- -primero zarzuela, más tarde convertida en drama, olvidada por los rincones de la contaduría del Español, representada antes en Barcelona que en Madrid v estrenada al cabo en el teatro de la Comedia en las peores condiciones que se jiuede imaginar- -hubiera bastado para desalentar a cualquiera, máxime a un hombre ya maduro, próximo a ¡os cincuenta años, en quien no podían existir las irreflexivas ilusiones de la mocedad. Feliú y Codina no se desalentó, y el triunfo de La Dolores tuvo para él la doble consecuencia de abrirle de par en par las puertas del teatro y ponerle en Don José Feliú y Codina (nacido en Barcelona relación con María Guerrero, creadora del soel II de Junio de 1 S 45 Y muerto en Madrid el berbio tipo de la moza bilbilitana. 2 de Mayo de 1897) escribió María del Carmen Y Feliú y Codina soñó entonces con un teatro próximo al fin de regional donde fuesu vida, en el aporan reflej a n d o se geo de su carrera como en un espedramática. Que no jo la vida y cosfué fácil, ni niutumljres de las dischisimo menos. tintas comarcas Cuando aún no españolas. Y para tenía veinte años, escribirlo comenzó a visitar las locaal amparo del ilus, lidades donde pentre Serafi Pitarra. saba d e s a r r o l l a r había principiado f sus dramas. Feliú y Codina a Des ués del éxidar obritas, u n a s to de Miel de la cómicas y otras seAlcarria (1895) fué í rias, al teatro ca; a la huerta de Murtalán. D i e z a ñ o s cia. Allí, sobre el después, en el peterreno, concibió y queño teatro Marplaneó María del tin, de Madrid, esCarTiien. Atento a trenaba un drama, los j u i c i o s de la en dos actos y en crítica, aceptando verso, titulado la opinión de Ixart, Ocaso y aurora, para quien uno de sin que nadie fijalos mayores defecse en él la atentos de La Dolores, ción; casi tres lusdada la índole del tros más tardó en asunto, era el de conseguir que Emiestar en verso, penlio iVIario r e p r e só, d e s d e l u e g o sentase en la Coc o m p o n e r María media, sin fortuna, del Carmen en prouna obra, en tres sa. Y cuando, con actos: El buen cala obra planeada, llar, aplaudida ya volvía a M a d r i d en catalán con el una de las persot í t u l o Lo gra de nalidades que más Mcsch. Al. guna mele agasajaron dujor suerte tuvo 1) JOSÉ FBLIU Y COÜINA. AUTOR UE M A R Í Á DEU CAiíMEN rante su estancia d e s p u é s el a ñ o en la huerta le di 1889, en el mismo teatro, con Un libro viejo. La obra sólo consiguió rigió ai despedirle la siguiente súplica: -Puesto que va usted a escribir un drama murun succcs d estime; pero en la noche de su estreno, nada menos que el gran Tamayo y Baus, se- ciano, haga usted que la protagonista sea más dicretario perpetuo de la Academia Española, en- chosa que las de Jas producciones que ha escrito tró en el escenario) dirigiéndose a Mario, pro- usted anteriormente. -Les prometo a ustedes- -contestó Feliú sonnunció estas palabras: -Hágame usted el favor de presentarme a ese riendo- -que María del Carmen, al terminar la catalán que ha venido a enseñarnos el castellano. obra, será feliz viendo logrados sus deseos. Y el dramaturgo no olvidó su ofrecimiento, y ¿Qué elogio mayor para el hombre que empezó a escribir en otro lenguaje? Todo esto, sin atento a él trazó el desenlace del drama. embargo, de nada le hubiese servido sin e l definiMaría del Carmen se estrenó en el teatro Estivo acierto de La Dolores (19 de Marzo de 1893) que popularizó su nombre. La serie de vi- pañol, adonde habia ido la Guerrero después de Pero, en conclusión: viva la gallina, y viva con su pepita; no soñemos con lo mejor, que acaso, como dice el proverbio, es enemigo de lo bueno, y felicitémonos de que mientras Benavente va imponiéndose en Alemania y los Estados Unidos, también en Francia se vayan enterando de que nuestro país conserva viva su tradición dramática y puede crearse una musical. Propagúense las obras españolas, aunque sea al amparo de la leyenda, y esperemos que así llegará el día en que pueda abrirse camino el arte nacional sin auxilios coloristas.