Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
de la boca para no perder la embocadura; podrá, pues, ser en el caso presente que ¡Quite usted allá, hombre! Esos no tocan nunca y hacen como si tocasen siempre; fíjeSe usted en aquel que tiene la mano derecha metía en la salida de una corneta que parece un caracol. Lo que le digo á usted es que nos la están dando con queso, y no átgnilleres (sic) y que á mí no me toma el pelo más que el Tío Carrasquilla cuando me afeita, un sábado sí y otro no; y que le voy á dar dos bofetás al maestro Palatín que van á oirse en el campanario de la Giralda de Sevilla. gue usted, señor secretario; lo que este hombre ha hecho con nosotros es una charranería. ¡Señor alcalde! ¿Yo? Sí, señor: usted y su gente; en la banda hay unos cuantos sinvergüenzas que hacen que tocan y soplan menos que un fuelle sin badana, y eso no es, lo tratao, ni yo ajusté con usted músicos en pintura, sino que tocasen como manda Dios, ¿estamos? ¡Vamos, ahora caigo! Lo que le extrañó es que unos pocos de la banda no tocasen... ¿clr? Y ¿todavía se queja usted, señor alcalde? ¡Jinojoü Cómr todavíaf Hi Y í. iav t. ir Terminada la función, y cerciorado el secreta Sí, señor. ¡Si llegan á tocar, es cuando hurio de que el señor alcalde presidente estaba en lo biese usted puesto con fundamento el grito en el cierto, el maestro Palatín fué llamado á capítulo. cielo! Maestro Palatín, lo que usted hizo conmigo Por la tema en iaqitigrafia, y con el Ayuntamiento que dirnamenfe presido -aquí el secretario, al margen, dio por el adverbio equivocado con el codo al alcalde- No me jurDIBUJOS DE HUEHTAS fd éfaí f f