Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-S. SABU AZO L I M J I O POR cATiSi Fiíc una Tironia de niños, Aprovei liandc un descuido de don Honiobono, le pintariíu un monigote en la espalda sin que él lo advirtiera. Sus conlerlulioí del café le descubrieron el porqué de la risa de la E indignaron por la burla, qUe no podía quedar ij asi Sin atender á las reflexiones del interesado, arrogáronse- ¡u representación para ptdir al director de 3 colegio de los niños burlones una reparación en regla. Don Homófono, asombrado, se entera de que es forzoso acudir al terreno, aunque no logara explicarse que un juego de chiquillos pueda lencr tales coníecuencías. Y como ignoraba por conipxto el manejo de las armas, y e duelo habia de ser á able, sus representantes lleváronle á una sais de armas. Ya en el terreno, don Homobono seguía preocupadísimo, seguro de que la lección de es; írinm recibida no había de valerle de sran eosn. Por fin se decidió, y, atropcllando todas las reg as, empezó á repartir cintarazos á diestro y siniestro con una furia verdaderamente formidable. Adversario, padrinos, juez de campo, médicos, i todos! fueron puestos en precipitada fuga por los íerríbles ataques de aquel enerJíúmeno, Y cuando se quedó solo volvió á vestirse, pensando que, s ¡le habían hecho tomar una lección de esgrima, no era iloja! a que ¿1 había dado.