Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CAPILLA DEL ESTABLECIMIENTO ma, capilla) sala de operaciones asépticas. En la mansarda tienen su habitación el administrador, el capellán, los enfermeros y lavanderas. D. José U ñ a r te fué el arquitecto que hizo el edificio. El servicio que se presta en el establecimiento es gratuito y sólo para enfermos pobres y curables de las enfermedades de la vista. Las consultas son diarias, desde nueve á doce de la mañana, alternando los profesores de número, así como en los días de operaciones. Cada día aumenta el número de enfermos y el de operaciones practicadas. El año 1904 se inscribieron 3.350 enfermos y se hicieron 561 operaciones. El año 1913 hubo 6.270 inscripciones y se practicaron 928 operaciones. Como todos los establecimientos de beneficencia general, tiene una Junta de Patronato, que preside Su Alteza la infanta doña Isabel de Borbón. El personal lo componen, por orden de antigüedad: el director, D. Miguel Santa Cruz; los profesores de número D. Jacinto Cuevas, D. José Esteve, D. Baldomcro Castresana, D. José García del Mazo y don Manuel Márquez, que tienen á su cargo, con independencia para facilitar el servicio, las consultas pú- blicas y enfermerías, ayudándoles los profesores agregados. Es administrador D. Ahgel García Morales. El capellán es D. José M. Moreno, y la superiora de las hermanas de la Caridad, sor Josefa Mestres. Además hay éí personal secundario indispensable. Existen en sus salas aparatos los más perfectos que la ciencia ha inventado, y todos ellos son debidos á la buena administración del establecimiento ó á generosos donativos de personas que conocen y admiran la labor facultaítiva, santa y humanitaria de este Instituto, que los pobres visitan por necesidad y que los ricos deberían visitar también para darse cuenta de lo fácil que es á los que tienen dinero hacer, el bien de los infe ices que no lo tienen, proporcionándoles alivio á sus dolencias y proporcionándose la inmensa satisfacción espiritual que envuelve toda obra de misericordia. Edificios como el de la calle de! General Arrando, de que nos ocupamos, deberían ser de cristal, para que todo el mundo viese su interior y rindiera debido homenaje á la hermosa obra que, unidas en cristiano abrazo, realizan la Caridad y la Ciencia. AEMECE. r DORMITORIO DEL INSTITUTO OFTÁLMICO 1