Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
p s razonable y hasta patriótico hablar de vez en cuando de lo mucho bueno y acaso ignorado que tenemos en España. La crónica del mal es frecuente, iporque el mal mismo es más extenso y á veces más ameno que el bien; pero no por ello mierece éste menos espacio en la Prensa periódica. Recientemente, una gran revista ilustrada de Berlín, Die Woche, dedicaba una información muy completa, escrita y gráfica, á la Casa de Maternidad de Madrid, citándola como verdaderamente modelo de esta clase de establecimientos. Es posible que muchos de nuestros lectores- y bien sabe Dios que no queremos ofenderles con lá suposición- -ignorasen que la Inclusa de la villa y corte inspira la admiración de los hombres de ciencia alemanes. Como esa institución y como ese establecimiento existirán otros que puedan competir con los mejores de- allende las fronteras, y es de justicia popularizar sus ínéritos y dignificar su historia con la alabanza sincera que sus meritísimos fines deben inspirar. En este caso se halla, indudablemente, el Instituto Oftálmico de Madrid, por cuya dirección han pasado hombres de ciencia tan eminentes como Delga- UKA SALA DE OPEEACtOKES