Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ÍSSL. DEL TEATRO RSULA LÓPEZ JJn uu lujusj ijcador la sorprendimos entregada á minuciosas operaciones de aseo. Del escultural cuerpo de acentuados flancos y erguido seno, trascendía gratísima fragancia de rosas de te. La tiple canaria- -Úrsula nació en Las Palmas, y como todas las isleñas, en su cutis suave hay una ligera entonación pajiza que parece la sutil veladura de un tul- -me recibió con su más amable sonrisa. ¿Cuándo y dónde emi ccé el teatro, quiere usted que le diga? Y recogiéndose ligeramente el peinado, sobre el que encaramó una clásica peineta española, en tumultuosa charla, con su borboteante locuacidad, me dijo: Pues ello fué hará unos seis años, en Méjico. Yo era bailarina, y bailaba en un teatrito danzas españolas en una compañía de variedades. Una noche me atreví á cantar un cuplé; luego algunos números de zarzuela del género chico. Y lo que son las cosas. Mi intento cayó bien en el público, y á los pocos días el empresario me propuso que me quedase en la compañía como tiple cómica. El éxito fué mucho más halagüeño de lo que podía esperar, y al poco tiempo era yo la tiple mimada del público mejicano, y para los empresarios de aquellos teatros una mascota, pues conmigo ganaron muy saneados pesos. De Méjico vine á Madrid, á la Zarzuela; regresé á Méjico, volví á España, y ya sabe usted lo demás: fui empresaria del Gran Teatro, donde seguí actuando de mascota, y en los dos años que en él estuve no me abandonó en ningún momento el favor del público. La última temporada me contrataron para Buenos Aires y Montevideo en magníficas condiciones, y puedo ufanarme al haber dejado allí gratísimos recuer QOS. La noche de mi beneficio en Buenos Aires fué la mayor satisfacción que he sentido en mi vida de artista. Aquella noche y la de mi presentación en Madrid, van unidas por una misma intensidad de emoción. Ahora iré á Barcelona, avuique me proponía descansar una temporada en Madrid, y en Barcelona daré cuarenta funciones en el Teatro Cómico, porque, ¿quién resiste un contrato tan tentador como el que me ofrecieron? Cuando termine mis compromisos con aquella empresa procederé á la organización de la compañía que llevo á Buenos Aires; pero antes me propongo dar algunas funciones en Sevilla, Cádiz y Canarias, donde embarcaremos para la Argentina. H e aquí mis propósitos que ya usted conoce. Y, ahora, queridas lectoras, ¿sentís curiosidad por conocer otras particularidades de la popular tiple? Yo os las revelaré por mi cuenta. Después del teatro, la afición más decidida de Úrsula es la casa; el arreglo y el gobierno doméstico, i Oh, si la vierais antes de ir al teatro y al volver, inspeccionarlo detenidamente todo; poner en orden muebles y cuadros, cerciorarse en una escrupulosa requisa de que todo está bien limpio y reluciente! De cocinar sabe maravillas, y no se desdeña en preparar por sí misma delicados platos y sabrosas reposterías. Con igual destreza guía desde un títter cuatro jacas de sangre, que lleva el volante de un automóvil, ó monta á caballo con la gallardía de una amazona. En el vestir ya lo sabéis, es fastuosa, y en este capítulo de trapos gasta con mano abierta. De aventuras... ¡A y! Aún anda por esos mundos un suizo que la sigaió á cuantas partes fué, y que, ante el fracaso de sus tentativas, pretendió entrar de chauffeur á su servicio ¡siquiera para verla desde el pescante! LUIS GABALDOH