Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
md s í: jtM j: ví rit- íMmi a BOTADURA DEL ACORAZADO E S P A Ñ A El conde de Zulbiría, presidente de la Sociedad española de Construcciones naval entregando á S. M. la Reina el martillo y el cincel con los cuales cortó las aman del barco. T? 1 lunes último, como saben nuestros lectores, se verificó el gran acontecimiento. Sus Majestades llegaron al Astillero á las tres y cuarto de la tarde, siendo acogidos ccn frenéticas aclamaciones. Instalados D. Alfonso XIII, doña Victoria Eugenia, el elemento oficial, comisiones é invitados en los lugares previamente dispuestos, se dio la orden para la botadura A las cuadro menos cuarto, la augusta madrina alzóse de su asiento, y esbelta, erguida, espléndida de hermosura, dirigióse hacia la mesita de caoba en donde estaban depositados el maciío de oro y el cincel, y con mano firme y pulso seguro dio el golpe, y bajo el afilado Su Majestad la Reina doña Victoria en el momento de cortar, las amai- ras del acorazado con el martillo y el cincel que al eíecto le fué ofrecido. Fotografías de nuestro enviado Sr. Goñi. cincel quedó roto el delgado cordón. Casi simultáneamente cayeron las pesas retenidas. Se oyó un leve crujido... La Reina, emocionada, palidece. El momento es de intensa, de hondísima emoción. Músicas, vítores, cañonazos, aplausos, ondear de pañuelos, sombreros agitados en el aire, zumbido de sirenas de los buques surtos en bahía, aplausos, todo el estrépito del entusiasmo en una palabra, se desbordó atronador y delirante al ver el casco flotando majestuoso sobre las olas. Si las circunstancias de la botadura del España constituyen un presagio, éste no puede ser más feliz. Su Majestad Ja. Reí ña Victoria lanzando contra el casco del acorazado la botella de Jerez disiii para tal objeto.