Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
M! NOTAS TAlIRÍÍOii clásico, y, al dar el tercero, le cortó el toro el terreno y ló derribó. Todos los que presenciamos fel acto prorrumpimos en un grito, pues creíamos en una desgracia. Lagartinllo, Taravilla y los demás que tomaban parte en la tienta, acudieron con sus capotes y se llevaron al t o r o Frascuelo se levantó sin sombrero, con hi ropa desaliñada y sucia de tierra, los cabellos encrespados y absolutamente- encolerizado, i Fuera todos! dijo con aquel incopiable ademán que obligaba á obedecer á todo el mundo. Al mismo tiempo, uno de los ganaderos, el inolvidable D. Luis Gutiérrez, gritó á uno de sus criados que abriera la puerta para que la res saliera al campo, pero no llegó á tiempo porqué Salvador llegó de nuevo ál toro y le dio otros dos superiores lances, saliendo del segundo la fiera hacia la puerta que vio abierta y se fué rápidamente. Le dimos una ovación al abuelo, y aquello fué lo último que le vimos hacer con aquel sello propio que pocos han sabido copiar después. Cuando habían transcurrido poco más de tres meses, él que escribe esías líneas le vio también exhalar el último aliento en el domicilió de su hija doña Manuela, en la calle del Arenal, de Madrid. Allí acabó la historia del más va- líente matador de toros; que ha existido, cuyo nombre no se borrará nunca de la historia del toreo, y hoy, lo recordamos en uno de sus gestos clásicos. En lo poco que aquí se le vio, ño se le pueáe juzgar; pero los informes de las plazas en que ha trabajado, que son la mayor parte de las de las provincias dej Córdoba, Jaén y Ciudad Real, hacen resaltar la íiota de Sá protesión del toreó; pero es primó hermano de Cotíejito por parte de padre y tiene el mis mo parentesco con Patatero, X parte de madre, y el muchacho soñó con trajes de luces y palmas, que es lo que más em- ÁLBUM BIOGRÁFICO JUAN DE DIOS (CONEJITOIIÍ) p s t é joven matador de novillos, primo del tan valiente como cas- tigado por los toros, Antonio de Dios (Conejito) es de los que tienen cerradas las puertas de la plaza madrileña: castigó que parece impuesto ahora á los cordobeses que empiezan, pues, aparte los espadas consagrados, Córdoba tiene poco ascendiente para la actual empresa. En éste caso concreto, no se trata de. una nulidad absoluta, pues que debutó en lá plaza de la corte sin hacer un paper desairado del todo, hasta el punto de anunciársele para un abono de novilladas en el año siguiente, y quedóse, con el deseo de volver á pisar esta plaza, por la que tanta ilusión tienen todos los gue sueñan con ser algo en la profesión. Juan de Dios es duro y debe poseer gjan dosis de fuerza de voluntad, porque á pesar de las grandes cornadas recibidas, continúa la dura pelea: y lucha por ser eso que quieren ser Juan de Uios (Conejlto III) todos. valentía y, para lo joven que es, algunos conocimientos del toreo. Nació este diestro en Córdoba, el día 24 de Diciembre de 1884. Sus padres estaban en buena posición y eran dueños de varias fincas, que aún conserva la tnadre. No tenía que dedicarse á la peligro- briaga á los que aspiran á ser toreros. En Córdoba se formó una cuadrilla de niños, cuando apenas contaba catorce años, de la que eran espadas Manuel Rodríguez (M a n O het. e) y Francisco Molina (Frásqui) de la que fué banderillero, y como tal debutó el año 1898 en Écija.