Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IOS TOROS NOTAS TAURINAS HISTORIAS NOVELESCAS EL ULTIMO ARAANQÜE i p 1 caso á que se refieren estas líneas es un caso histórico, pues que fué el último de la vida de aquel valiente matador de toros que hizo tan popular el alias de Frascuelo. Muchos aficionados quedan aún de los que vieron infinitas veces á Salvador Sánchez, y todos recuerdan los que él consideraba un ultraje, tuvimos ocasión de presenciarlo, y fué en la mañana del miércoles 24 de Noviembre del año 1897, en la dehesa Los Linarejos, cerca de Villalba, cuando no faltaban cuatro meses para su fallecimiento. Los hijos políticos de D. Vicente Martínez celebraban la tienta de becerros de su ganadería, la que siempre se hacía bajo la dirección del bravo Salvador. Estábamos medio centenar escaso placita en que se hacían las tientas, y veríamos cómo lo toreaba el famoso torero de Churriana de la Vega, quien tenía cincuenta y cinco años de edad, y hacía siete que estaba retirado de los toros. El esperado momento llegó, y apareció por la angosta puertecilla de la corrala un torazo retinto, largo de cuerpo, cornalón y con todas las condiones de aquellos antiguos toros de D. Vicente Martínez. Salvador, que vestía pantalón de r; 4 i I i! jéim iSki momentos aquellos en que u n toro le desarmaba o tropezaba, y repuesto, ciego. de irá, con. los. ensortijados cabellos erizados, iba á la cara de la res y hacía ante ellas inverosímiles faenas. La última vez que hizo esto, el último momento. en que quiso vengar lo de individuos presenciando las opera clones, de las cuales ofrecía mayor interés lo que pudiéramos ver en un toro de cinco años, al que, por haber chasqueado en la retienta, se le condenó al cambio de categoría, por el que de toro pasaría á cabestro. Antes, lo soltarían en la pequeña pana, guayabera gris, ceijida la cintura con una faja de seda grosella y sobre su cabeza llevaba un sombrero ancho, también gris, cogió el capote; en sus ojos brillo un centelleo de alegría al veirse frente á uno de sus toros de otros tiempos, y dio dos verónicas, parado, con el movimiento de brazos