Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
mTAUdER mmsH agua cuantas veces sea preciso hasta que quede clara. La limpieza ha sido perfecta; ahora hay que resolver el problema más difícil. ¿Cómo secar el peloPISlo conviene emplear ningún procedimiento artificial, porque lo predispone á que se rompa como si estuviese quemado. Debe secarse con dos toallas primero, y después con el calor de las manos, friccionándose enérgicamente hasta conseguir que el cuero cabelludo se ponga rojo. Esta circulación violenta de la sangre fortifica las raices y da vigor al cabello que estaba medio moribundo. A medida que la cabeza se seca, el pelo también se seca; es decir, lo contrario de lo que sucede con las máquinas de vapor, que cuanto más pronto se seca el uno, más se reconcentra la humedad en la otra, produciendo enfriamientos, neuralgias, y, por supuesto, una enfermedad incurable en las raices. Es conveniente cepillar el pelo; pero sin exageración, prefiriendo siempre el masaje en seco al cepillo. Concluida esta operación debe tomarse un baño de sol, todo los más largo posible, y dejar el pelo tendido durante un par de horas, a no ser que fuese preciso recogerlo antes, en cuyo caso se sujetara con dos horquillas de concha, sin trenzarlo ni retorcerlo. Si al cabo de una semana no hubiese recuperado todo su viffor, será preciso recurrir á la fórmula siguiente Jabón líquido puro, ico gramos; carbonato de potasa, 200 gramos; agua destilada, dos litros. Debe cocer durante diez minutos, después re deja enfriar y se usa, mezclado con agua, un par de veces por semana. Y si tampoco diese resultado sólo queda, como único recurso, las fricciones con infusión de manzanilla, que es el más enérgico de los reconstituyentes para el pelo. PERFUMES E MODA p ara muchas personas, el presupuesto de pcrfu mería es casi tan indispensable como el destinado al sostenimiento de la casa, y, por consiguiente, lo excluyen de la lista de cosas superfinas, concediéndole una importancia extraordinaria. Hasta ahora, nunca se me había ocurrido parai- me delante de un escaparate de perfumería, ni sabía apreciar el mérito de las esencias. Fuera del agua de Colonia y de la de Lubin, todos los demás olores me han sido siempre indiferentes, ó molestos en ocasiones; pero desde que sé el iriterés que este artículo despierta entre mis lectoras, me he dedicado á estudiarlo con verdadero entusiasmo, para poder informarlas con conocimiento exacto de los perfumes mejores y más elegantes. fT i i fl- MP M é Comedor de gran tooo, elegante y severo. Creación del arquitecto P L. Froost, de Munich. Del Deutsch Kunst Dckoration de Darmstad.