Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
mitltis en ionio li laíi HKH uinu alcorque ii ileatido el árl; ol- -cu las c ivc se roCraiaba el zafiro de los cielos: corrían, ¡rlialian, killiaii tíc mi latín para otro, protegido. por lafi ariclias a iK l3. v de paja, tinc al filtrar loi- rayos del sol bañaba sus canias di arreU Ies, L a de r e m a r e s y yo. reposábamos bajo ios pimíos, dejando vaj; ai nnusira visla encantada, por Jo infinito del espacio, y niie iraíí almas, por el üTiindo mi fin de los recncrdoí i Cuántos años iie yo no veía á Lauríia Pomar e s! oíi monedamos desde n i ñ o s nuestras madres eran alpo p. nricntes. con un parcnleíoo lejano ijlic se unja LII la vetusta casa ¡hr í. a- Mi d; i. decoro de uucsiros cuartos ó quintos apellidos. Junios nos c n a m o s al mismo tiempo abriéronse al amor la a ticenas ríe nuestras almas. llanta creo pie nos quisimos un poco. je avLlJ: irjo con mi tecio cuchillo despuntado, v molioM roldo iJor il salitre, duclio en las difíciles eiiiprL sas niari- iqvicras... y allá se í uí- rodeada de la Inrba inquií ta. vocinglera, eutusiasuiada, en busca del banco de ostras verdo aí, clip- la i. coTuo escaman de un mon truo marino antcdílu vi ano, -Son famosos los mariscos de por a c á aí ostras son exquisitas- -díjome Laura- ¿T e acuerdas? -Muclio- -le conteste, ¡Cuantas hemos romÍ do, acaso bajo estos mismos árl olesT Abnelita Maria- -como tú ahora- -no se olvidaba nunca de hacérnoslas servir con leche. JLO rt- cuerdas l ú -S i decía l u c la It clie era el. tiMitra iríiiHf de las ristras... La verdad t- s que caían docena docenas, y jamás nos lucieron daño, La lerlie las disuelve. SeiTuidos de la iniítilirtriz y de im criado que viEilabau á la pollada, acudieron los niños corriendo como locos, jubilosos, enardecí dos, con la máí viva alegría rcHejada en sus semblantes, ¡M a m á Laura, mamila! ¡j ü s l r a s! -I Ostras, abuclito! j l n bañen de ostras! -Las deícubri yo. alnitdíia. t e r o yo lli giié á ellas fl primero. ¡Ostras) Qneremns osIrasT. ¡N o podemos arranearlas! -flueuíi, eriaiur e bueno: ue avisen á inLfón: q u e venga Mingón; el sabrá separarla ik la roca, No lo inlcniéis vosotros; no baítais locnrar... Decid á Ja ÍJuiea que os prepare leche. y lleg ó iMingón. un viejo ríado del Pa, o. antiguo pescador y marinero, caí ado con la Quica. luia moza de la ca a. Llegó- Mingún con su -V aun creo que se rii uelven rí í nii iuas: un caso de autodif e- itióu. -A mí me agradan unielio CüU tinas gotiu s d limón y un polvito de Cayena... V frffa Ta has cniiudo nunca frita; al estilo di. l país, relx zadas en borona? -E s casi ejuc s i pero no juedo afiriTiarlo... Hace ya nuií. hos aúos (iue no la como... Vo te sientan bien Ve acuerdas di. l primo Agiiirrc. -Ivra su mnLtilJa: ¡Kres más toMi que una o s t r a! 1 e callas coiuu una iisira! c X o las comerás hoy? b riamos ya mes con erre- -No, pr niá, ni boy ni uune- a... j No volveré á come ostras en mi vidM! -Te han hecho d a n -i lt lucieron mucht bien.