Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA R O P A Y E L Y a sé que usted, lector ele- gante y superferolítico, tiene una grave idea acerca del reloj y de su relación íntima con la indumentaria. Claro que á usted no se le ocurriría ir de frac á darse un paseíto por la Castellana á las doce del día, ni comparecería usted en el Real con un traje de americana á cuadros. Si yo pensara otra cosa de usted, estaría en razón que me mandara los padrinos y procurara darme rápida y j u s t a muerte. P e r o no se trata de eso. Se trata de cosas más menudas, RELOJ que á veces pasan desapercibiresueltamente elegantes, llevad das y que diferencian, aunque á por la mañana gabán suelto, los primera vista no se sospeche, á pantalones recogidos y sombrelos hombres elegantes de los que ro hongo. Y llevad por la tarde quieren ser elegantes. gabán entallado, pantalón sin ribete subido y chistera. ¡ChisteV e r á usted. ra! Porque el gabán entallado Hablemos de los gabanes entallados y de los Dantalones re- y el hongo son cosas que se dan de bofetadas. cogidos. Con esto, y con el uso de la El gabán entallado, con dos barba, que el otro día os aconhileras de botones, tan de moda en tiempo de nuestros abuelos, sejé, podréis salir á la calle congozan ahora de gran aquiescen- vencidos de que sois unos admirables ejemplares de la elecía entre la gente de buen tono. gancia viril. Y le aconsejo á usted que si no Palabra de honor. lo tiene, se haga uno inmediatamente. E s un gabán que priva PETIMETRE. del sentido á las mujeres. P e r o Pero esta clase de gabanes tienen con el reloj una relación sumisa de gran importancia. N o se pueden llevar por la mañana. E s prenda vespertina, nocturna, pero jamás será madrugadora. Desconocer esto es abocarse al ridículo. P o r la mañana se debe llevar un gabán suelto, corto, de color claro. El gabán entallado, que tan bien hace tirado al descuido en la antesala de una casa elegante, á la hora del te, es casi un ultraje al buen gusto verlo de día, mariposeando por la calle de Alcalá. Esta regla cronométrica tiene también su relación con los pantalones recogidos. Desconfiad de un hombre que lleve recogidos los pantalones por la noche y hasta por la tarde, á no ser cjue llueva, en cuyo caso se los debe subir, si gusta, hasta la rodilla. E l pantalón arreman g a d o quiere dar idea de descúlelo, de un descuido elegante. Y el descuido, que está bien por la mañana, por la tarde, á la hora de la seriedad y de la corrección es vitando. Ved cómo el reloj, influyendo en estos detalles m e n u d o s d e la indumentaria, tiene una importancia capital con respecto á la elegancia masculina. E n resumen. Si queréis ser tenidos por hombres franca y Ilustrado por el distinguido actor ae la Comedia, 8 r. Gansáím. Fo ts. Calvadle.