Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
mMumn mm H se confecciona un precioso traje para estar en casa, cómodo, económico y elegante. Lo mismo digo del salón de confianza. No conviene confundir la confianza con el mal gusto, ni es preciso llamar á un tapicero notable para que lo amueble; bastará con forrar los muebles viejos con una tela modesta, pero bonita, ó cubrirlos con tapetes y almohadones de batista blanca y colocar varios cacharros con flores sobre las mesas. Todo esto es bien sencillo y no impide que una señora sea muy mujer de su casa. No recuerdo haber comido en mi vida macarrones mejores que los que vi hacer á una señora vestida de seda, con echarpe de gasa alrededor del cuello, pañuelo de encaje é impertinentes de oro. El chic innato encuentra más amplitud en casa para desarrollarse, que en medio del bullicio de los salones. o s DE FLOA BANl eNATURALES RES incansable L a risiense ha fantasía pacreado recientemente un abanico, que si no podemos colocar entre los objetos de gusto refinado, al menos merece que le describamos, por ser algo caprichoso que tendrá éxito ciertamente. La armadura ó esqueleto es un poco tosca; el pie de madera y el país de tela blanca. En cada pliegue tiene varias cintas ó cordones, donde se colocan las flores, cuidando de armonizarlas entre sí de modo que resulte artístico. Los grabados que reproducimos representan la armadura sola; luego, abierta, con las flores puestas, y, por último, cerrada. En la parte superior tiene claveles, mezclados con jazmines, y en la parte inferior violetas de Parma. Su encanto principal, sobre todo en esta época dd año, es que á pesar de ser un abanico, no sirve para dar aire, y, en cambio, huele muy bien al moverlo, y si se cierra, parece un boitquet. Naturalmente, la vida de este abanico es muy efímera las flores se marchitan en seguida; pero esto mismo es un aliciente más. Cada noche se arma de nuevo, procurando armonizar las ñores entre sí y combinarlas con el mayor arte posible. Mientras h a y a violetas, deben ser siemiDre las preferidas para formar la base del abanico, por varias razones primera, por lo fácil- ft í I u í M 1 I 9- VI? Esta lotograf la, tomada del rinconclto del salón dedicado á escritorio, da una idea periecta de conf ort y buen gusto. L a mesa, eon todos los cachiraclies necesarios para escribir, está resguardada del aire por una cortina pendiente de un bastón ingeniosamente colocado que sirve de paravent