Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA AIS CTRE. CANCIÜ NN Í: ÍL. A V L K Era como Un cristal azul el alma mía; yo miraba la vida tras del azul cristal; ebrio de juventud, de amor y de poesía, mi vida era un ard. cnte rondel y un madrigal. Cigarra imprevisora, cantaba noche y día sin cuidar del granero para el tiempo glacial, i Qué dulce era cantar cuando la noche ardía constelada de rosas de luz, tibia y vernal! Mi corazón se daba en luminoso amor á la vida; sentía cantar en mi interior de encantadas fontanas el surtidor sonoro. De castillos de humo preñado el pensamiento; bajo el chambergo clásico, las melenas al viento y el alma viajera sobre una nube de oro. C f b Cuando clamaba el hambre á la negra oriax 4 s. A de mi alma, del cíelo puro y azul, proscrita, salía á recibirla mi loca mocedad radiante de quimeras y alegría bendita. A la miseria sórdida, la brava risa franca; del corcel de la gloria prendido siempre al anca, ¡qué importaba que fuese la vida hosca y banal, si el corazón poeta poseía el secreto de engarzar sobre el tedio de lá vida, un soneto, con los catorce versos bañados de ideal! EMILIO CARRERE. 0 Si. óf Oi