Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
m m m H y se forra el alambre con cinta de goma, poniendo de vez en cuando un grupo de liojas. Cuando esté terminada, se retoca con un pincel muy fino para darle el colorido lo más exactamente posible natural. Si fuere preciso rizarlas, conviene hacerlo antes de armarlas, usando para ello moldes de hierro templados al fuego, y después de armada y retocada, si tuviese algún defecto, se corregirá con u n a s tenazas de dos cañones, parecidas á las de encañonar. de ponerse la gorra por detrás de las orejas, lo que dificultaría mucho la corrección de su defecto. Generalmente, se acude á ponerle una venda mientras duerme; pero esto no es sano ni higiénico. En los Estados Unidos usan unos gorros de cintas entretejidas de modo que sujeten bien las orejas, y quede de una á otra el suficiente espacio para que la cabeza del niño no se acalore. DcrH ay muchas pci sonas nerviocnnoc n r nr DE TIENDAS L 1 r na de las gran des preocupaciones de todas las señoras que tienen gente á comer, es el café. Suele ser muy corriente obsequiar á v a r i o s amigos con un almuerzo irreprochable, perfecto, ante el cual la persona más difícil no encuentre pero... hasta que llega el momento de servir el café. Un gesto involuntario de los menos habituados á dominar s u s impresiones, indica á la señora de la casa que 1 a s preciosas tacitas ele porcelana contienen un líquido frío y des a d a tan oportuaromatizado. Para no para regaevitar este disguslar á un fumador to, demasiado freque á la vez sea aficuente, se han incionado á caza, coventado u n o s pemo la lámpara- encendedor. P o r lo queños recipientes g e n e r a 1, en IOÍ de plata, con su com o n t e s de caza rrespondiente cola (ciue no sean prodor, que se adaptan piedad particular) á las tazas, después no suele estar insde llenarlas de catalada la luz elécMOBILIARIO MODERNO fé. En la vasija esMesa de despacho de estilo sencUlo y elegante. trica, y, por lo tantará el agua hirto, es de gran utilidad la lamparita á que me reviendo hasta el momento de echarla en cada recifiero. Se compone de una bola, sin cerrar, de porpiente, y de este modo el café no se enfría ni piercelana, con dos barras de bronce, bastante altas, de su aroma. que sostienen la bombilla y su correspondiente Me parece el medio de hacerlo mejor y más pantalla de seda de los mismos colores que la porpráctico entre los conocidos hasta el día. Además, celana é idéntico dibujo. En el fondo de la bola resulta nuevo v original. se esconde una pila eléctrica, y en la superficie, un pequeño encendedor, que produce la llama al poC i bebé tiene las orejitas despegadas de la canerse en contacto con la pila. Todo ello puede lle beza, es preciso corregirlo pronto; antes que varse fácilmente en el saco de mano. empiece á usar sombrero y adquiera la costumbre sas á las cuales incomoda unichísimo el ruido más insignificante. Las personas que viven á su lado procuran evitarles todo cuanto p u e d c serles molesto; pero no es fácil evitar que los criados dejen con cierta violencia un objeto de orcelfina ó de bronce sobre una mesa de mármol, provocando en el paciente u n momento d e excitación. Esto se puede evitar comprando los fieltros, últimamente puestos á la venta. Pueden recortarse á la medida justa d e 1 cacharro, para ue nc se vea, 6 cubrirlo con un i) añito de batista bordado é incrustado en encaje.