Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
V O C A C 1 O N E S EU INGENIERO Con dibujos de máquinas, de puentes, de aparatos. El reloj que le había regalado su tío en su día onomást i c Q- se ha transformado- hay que perdonarle la intención al futuro ingeniero- -en una máquina segadora. Con un clavo y un martillo es capaz de hacer milagros y de, componer máquinas c o n efectos portentosos. Uiia tarde, llevado de su decidida afición, c l a v ó un clavo en la cocina, entre dos azulejos, para estudiar u n proyecto de gi úa. Más de la mitad del clavo, que era enorme, sobresalía de m rnodo alarmante, y a s í ocurrió que al entrar la doméstica con un formidable rimero de platos, tropezó y lió al suelo con estupendo estrepito y haciéndose añicos la vajilla, como es de suponer; Pareció rtn terremoto. Al ruido, el abuelo salió del despachó; la madre, que estaba rizando unos postizos, de su tocador; la tía dejó con la palabra en la boca á una amrgUita; el perro se puso á ladrar furiosamente; en fin, una cosa tremenda. Mientras tanto, Emilio reía locamente. ¡Oh, vocación irresistible! Si así, con tal ímpetu se muestra en los primeros años, calculad dónde llegará el portentoso genio de Emilio cuando sea grande y pueda desarrollar vastamente su talento y sus inclinaciones 412- E tn ío tieneendecidida vocación por la mecánica. Todadesulafelicidad consiste embadurnar las jbaredes y los libros escuela LA HOJA. Q U E CAMINA Y EL I N S E C T O A E R O P L A N O I a hoja que camina no es en absojuto una novedad. Un botánico italiano habla en sus libros de haber visto en sus viajes por el mundo un árbol, cuyas hojas al caer se levantaban súbitamente y caminaban en todas direcciones, como si tuviesen vida. El naturalista tuvo la curiosidad de conservar algunas de las hojas entre las páginas de un libro, y vio con sorpresa que al sacarlas, á los nueve días de su encierro, las hojas comenzaron á moverse. Hay, sin embargo, quien supone que el explorador italiano fuera víctima de una ilusión; otros, y éstos están en lo más cierto, dicen que se trata de un insecto llamado phyllium que tiene la forma y aspecto de una hoja, insecto que suele verse en la India Oriental y que familiarmente se le conoce por el insecto hoja ú hoja que camina Su semejanza es perfecta. No es difícil hallar algunos ejemplares del phyllium en los Museos de Historia Natural, aunque tratándose de un cuerpo muerto, tiene el color obscuro de las hojas otoñales. Mientras la hoja que camina es de la Italia Oriental, el insecto aeroplano prospera en Madagascar. Se le lls, ma así por las particularidades de su cuerpo: tiene la parte anterior (prototorax) alargada transversalmente, y el abdomen en iguales condiciones, aunque un poco más bajo de nivel en forma parecida á la de un perfecto biplano. Este insecto ha sido descubierto en la región de Tananarira y sé le conoce por el nombre de branscikia aeroplana 413