Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
hnr cf vn m COMO SE FABRICAN LOS CABALLOS DE MADERA pTI dibujo muestra claramente cómo se fabrican los pequeños ca ballos de madera que son la delicia de las criaturas. Un grueso pedazo de leño sg sipra en unamáquina especial, de modo que el perfil trazado represente un caballo futuro. Hecha esta ojjcraciOií, el pedazo de madera toma el aspecto del dibujo y luego se corta en tantas divisiones como se quiera y del grueso que se desee. Una vez seccionado en esta forma bloque de madera, los caballos que van saliendo se lijan con vidrio y se liman y pul e n después se les barniza del color que más agrade y ya están dispuestos á partir para todas las partes del mundo. Como se ve, por tan simple procedimiento, es muy fácil preparar en pocas horas un centenar de caballos, que permiten venderlos á precios baratísimos y al alcance de los niños más pobres. Por el mismo sistema pueden fabricarse toros, perros, pájaros y cualquier animal. Basta para ello adaptar el perfil á la máquina serradora. La talla, en esta rudimentaria forma, no es precisamente un prodigio, pero todo puede suplirlo la imaginación de los pequeños, que sabe animar los objetos animados según su fantasía. liuéno será advertir que el bloque de madera que se toma para esta nueva especie de cría caballar, tan baratita, se talla primeramente á tornó y luego se procede á las operaciones indicadas, cuidando de que los cortés transversales sean perfectamente equidistantes, para que todos los. caballitos tengan la misma alzada e s t é n igual de gordos y lucidos. 4 1 4 SUENO DE NOCHEBUENA Vaya un Nacimiento hermoso el que compraron á Juan! Los riscos y los senderos, las casitas, el portal, los rholinos y los puentes, el redil para guardar las ovejas, y hasta el río, parecían de verdad. Pues, ¿y las figuras? ¡Cuántas! ¡Y qué finas, además! Allá, á lo lejos, la venta, ante cuya puerta están la Virgen y San José pidiendo hospitalidad, y el picaro del ventero, con su gorro catalán y su candil en la mano, que no se la quiere dar. El rancho de los pastores un poquito más acá, alrededor deí caldero y mirando con afán ál angelito, que viene el nacimiento á anunciar. Más cerca ya, por las sendas, los pastorcillos, que van al portal á ver al Niño y su ofrenda á presentar. Este le t ae unos pavos, aquel otro, un recental; ésta, un cántaro de leche; otros, quesos; otros, pan; allá están las lavanderas, laboriosas si las hay, pues es más de media noche y no cesan de lavar. Pues no digo nada de estos que al portal llegaron ya y bailan que se laspelan, y tocan sin descansar. Pues, ¿y los reyes, que vienen de la lejana ciudad? Pero, ¿á qué seguir? Sería cuento de nunca acabar. Baste decir que á Juanito lo qUe le chocaba más, era un viejo muy reviejo que, á pesar de tanta edad, estaba baila que baila, como un chico, ante el portal. Cuando Juanito, ya harto de turrón y maza, pán, y de jugar todo el día, y de reír y bailar, se fué, por fin, á la cama, y se durmió en santa paz, soñó con su Nacimiento. 2 Con qué había de soñar? Y vio llegar, en su sueño, al vejete singular, que le decía al; oído, con una voz celestial: Juanito, preocupado tan sólo de- disfrutar de la dicha que tú tienes, no olvides á los demás. I ú, que cantabas ha, poco, mirándome á mí bailar i Esta noche es Nochebuena, y mañana, Navidad! acuérdate de que hay muchos que á estas horas no tendrán ni un hogar que los albergue, ni ropas para abrigar sus cuerpos con estos, fríos, ni para sus hambres pan. Pide á Dios, por esos pobres, y suplica á tus papas que, en tu nombre, los socorran con cristiana caridad. Haz el bien, para que todos puedan, como tú, cantar; ¡que esta noche es Nochebuena, y mañanaj Navidad I C. L. DE G. -411- I