Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
HISTORIAS NOVELESCAS EL TORO TEMPRANO, uando menos se piensa salta en Una corrida de toros algo extraordinario, de lo que no puede esperarse por el programa, y una reco- feria de Septiembre, el día 20 de dicho mes. El día anterior se había celebrado la primera, con ganado de Muruve, estoqueado por Mazzantini y Fuentes, actuando de sobresaliente, con. la obligación de matar dos toros rejoneados, Anastasio Castilla. La segunda corrida se celebraba con toros de Veragua, y tomaban par- peones cambiaban los capotes de lujo por los de brega; las mulillas regresaban al corral y apenas habían llegado al pasillo, y el encargado de pedir la. llave, llamado Gonzalo Villanuevá, alargaba el sombrero para recibirla del presidente y soltar el primer t o r o pero no fué necesario, porque en aquellos momentos de confusión se oyó un tremendo estrépito en la puerta del Ti: i pilación de cosas de éstas formaría un volumen muy curioso que se guardaría con gusto; pero quede por ahoi- a en estas hojas volanderas, y allá a el relato que corresponde á la de oy. El hecho ocurrió en Valladolid y no hace mucho tiempo, pues fué en el mo 1902, en la segunda corrida de te como espadas Mazzantini, Quinito, y Fuentes. El cartel era de primera y en la plaza había animación grande, como corresponde á una solemnidad en días de gran fiesta de una población como la capital castellana. Las cuadrillas, apenas habían terminado de hacer el paseo; espadas y toril, y, cuando aún. estaba abierto el callejón del patio de caballos, salió un hermoso torp cárdeno, salpicado, de libras, que había sacado la puerta de su encierro de los goznes, incrustando en ella uno de sus afilados pitones. La hermosa res atropello a la gente del callejón y la emprendió con las mtdillás- de arrastre, cuando éstas lie