Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
itn sanatorio del cuerpo y del alma. La serena contemplación de aquel espléndido paisaje alivia las físicas dolencias y proporciona alespíritu dulce y tranquilo esparcimiento. Fué en otros tiempos la montaña de Vallvidrera, por su posición inexpugnable, una de las mejores defensas que guardó na de la codicia invasora del extranjero. Y aún consérvanse, entre otros testimonios, las ruinas de un fortín levantado en la guerra de la Independencia para contener por aquella parte el a -ance de los franceses. También atrae la curiosidad de los visitantes de la montaña la contemplación en la cumbre de una cruz antiquísima, que en la actualidad diV i d e los términos de Vallvidrera y el poblado de San Justo. Desde este punto I a vista se recrea en el amplio y soberbio panorama de i6 pueblos, tendi- Un túnel de íoUaje. Casa rectoral é Iglesia parroquial, dos en el llano de Llobregat, lormando un conjunto pintoresco y risueño. Una tibia temperatura, el balsámico ambiente de los pinares, la diaíanidad del cielo y lo apacible del lugar, completan el encanto de esta montaña. Basta simplemente la contemplación de las adjuntas fotografías para apreciar la bondad de este paraje, en el que la Naturaleza y la poesía colaboraron tan felizmente. Vallvidrera y sus delicio- js a! rededo es son para Barcelona uno de sus atractivos más poderosos, que con razón se muestra orgullosa de posee. -en, sus inmediaciones un verdadero paraíso, frecuentemente visitado por todos los turistas admiradores de estos lugares. Vista parolal de VaUvldriera. Fots. Otiveres.