Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¡Oh, días venturosos de un estío lejano... i Oh, juventud, divina edad de la ilusión... Cerrada está la puerta de un corazón hermano y mendigo ante ella llora mi corazón... Abandono esta noche mi triste hogar sombrío, ¿Qué nuevos horizontes veré al amanecer... La luna ya no sigue su marcha sobre el río que á las aguas amargas del mar va á perecer. A través de los negros paisajes del olvido va mi espíritu errante, sin pena ni inquietud. ¡Ya no viven los seres amados... ¿Dónde han iá o... ¡Ya no tengo ilusiones, ni tengo juventud... Ni una estrella en la noche, ni una estrella en mi alma. ¡Qué frío, qué silencio! No existe ya el dolor... En esta paz profunda y esta profunda calma sólo hay sombras. ¿Palabras... Ni un nombre, ni un rumor... I Pasan las horas, pasa la noche en el misterio. Nuevas luces de un alba lejana. ¿Anunciación... Pregunto: ¿habré dejado mi antiguo cautiverio para ser libre ó para llegar á otra prisión? Oigo música, encanto de un recuerdo lejano. j Qué dicen esas notas que alguna vez oí... ¿Chopin, Beethoven... ¿Lloran en el jard ín cercano Fui vecino de seres que nunca conocí. Nadie llora. La Aurora se enciende en lontananza Qué importa un nuevo día generoso en promesas si en el mar de mi espíritu no reina la bonanza, ni la vida reserva para mi sus sorpresas... Estoy solo, cansado de vivir y es la muerte una luz, en mi ocaso, de esperanza postrera... ¡Oh, amante misteriosa, quiero pertenecerte! i Quizás en nuestro lecho nazca la primavera... Goy D E SILVA. ct