Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
mmudER mm n res que saturen el ambiente con su delicioso aroma, y cerca del riachuelo, testigo y confidente de promesas é ideales, las más de las veces irrealizaI a última palabra de la moda ha cambiado el bles, se comprende un coche en cuya portezuela destino del azabache. Antes se le consideraba aparezcan dos amorcillos entretejiendo una guirnalda de rosas, y á través de los cristales, medio como un adorno esclusivamente de auto; hoy ha ocultas entre gasas, varias figuritas de lindo sem- venido á ser la nota ultra- chic, la que consagra á una mujer como elegante indiscutible. Ya se figublante y ojos juguetones; pero la desilusión, sin rarán ustedes que no me refiero á las cadenas y un átomo de piedad, se presenta al instante en forma de humo denso y desagradable, que deja pendientes, que siempre me parecieron de un gusto pésimo, aludo á las tras de sí un olor á gahebillas, primorosamensolifia capaz de destruir te talladas, ciue se colole escena más poética can en los zapatos de que la imaginación de tafilete ó en los de terun artista puede conciopelo e n sustitución cebir. de aquéllas, demasiado En las grandes capivistosas de piedras ó tales no será posible plata oxidada que hicieponerlos en circulación. ron furor durante una La m u j e r moderna, temporada. vestida á la inglesa, c o n s u cuaderno d e apuntes en el bolsillo para recordar las compras que tiene que haP uesto que hablamos cer y las mil obligaciode calzado d a r é nes más ó menos friotra noticia reservaiido volas que impone la vimi opinión particular. da vertiginosamente acObsesionados c o n l a tiva de nuestros días, monomanía de presennecesita un coche en tar al público algo nuearmonía con sus cosvo, bien por fijar su tumbres es decir, que atención ó por responsea muy cómodo y que der á sus exigencias, corra mucho; ahora no los industriales francenecesitamos otra cosa. ses han ideado unos zaAntiguamente, todo el patos que, por el momundo podía admirar mento, h a n obtenido el primoroso decorado éxito entre esa sociede a q u ellas carrozas dad que adquiere todo que, por su mucho peso, lo que constituye nomarchaban siempre al JVIÜEBLES MODERNOS vedad sin detenerse á Cómodo de cuero paso de los caballos que sidad en y elegante sillónmoderno, Inglés, de indiscutible nece- examinarlo para saber todo despacho donde deben presidir en la las arrastraban; pero elección de muebles, tanto el buen gusto como el confortí. si es bonito ó feo ó, por cualquiera es capaz de saber cómo está pinlo menos, si es cómodo ó incómodo. Los zapatos tado un 6o caballos que recorre 8o kilómetros en cuestión son algo que recuerda las sandalias. por hora. Una suela muy fina con tacón bastante alto y puntera de charol, de la cual salen varias cintas de terEmpeño inútil será el querer resucitar épocas pasadas, reproduciendo coches, muebles ó cachi- ciopelo qué, cruzándolas á capricho, se anudan al vaches. Para vivir como entonces y respirar aquel tobillo. La media üeDe de ser de seda blanca, lo más ambiente, sería preciso resucitar sus costumbres. transparente posible. ¿Ganaríamos retrocediendo? Con estos zapatos no hay que pensar en dar un Los señores de alguna edad aseguran que sí, sin vacilar; quizá acierten, pero en nuestro siglo paso. Sólo sirven para bajar en ascensor y meterse en el auto, y aún asi no será dificil torcerse todo no es malo. un pie al subir al coche. DE TIENDAS