Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
9! JJ mmioiEn memn K PAGINAS FEMENINAS fím CRÓNICA DE PARÍS V Los manguitos monumentales y su correspondiente echarpe se han vulgarizado notablemente. Como nota de un buen gusto exquisito ofrezco á MIÉRCOLES 2 9 DE NOVIEMBRE la consideración de mis lectoras las corbatas peeo tantas cosas extrañas y poco practicas, que queñas, pequeñísimas de marta, terminadas en me parece absurdo dedicar mi crónica á des- ambos extremos por una cabeza y una cola iguacribirlas. Además, creo que todas esas fantasías les á las que adornen el sombrero, y un manguito del momento no durarán ni una quincena, porque del tamaño suficiente para que quepan las manos, no hay que darle vueltas, es un hecho irrefutable que á la vez sirve de bolsillo, y que se lleva colgaque las modas desechadas por las señoras cormne do del hombro izquierdo. il faut, no tienen larga vida. Es una novedad que tardará en vulgarizarse, Hoy hablaremos de sombreros y de pieles. por c ue no puede llevarse más que de pieles que Los pequeños, que pudiéramos denominar gros- ostenten su nombre auténtico. ses toques, hacen muy altos, y los grandes al El armiño sigue imperando en los vestidos y contrario, completamente plats. La novedad son abrigos de noche. Como traje de sport será muy los hechos con telas muy ligeras de taffetas y elegante falda y chaqueta de topo con cuello granottoman. También están admitidos los de tercio- de y carteras de skungs. Estas últimas se vuelven pelo ó peluche. sobre las manos ocultándolas por completo, de moLas aigrettes, marabouts y plumas serán siem- do que no se enfríen y á la vez estén libres para pre los adornos elegantes por excelencia. manejar la raqueta ó el mazo. Las toques en forma de birrete, sin otro adorno El astrakán se usa mucho, en abrigos largos es más que el terciopelo graciosamente colocado, se- lo más corrientes; pero algunos peleteros le aplirán las compañeras inseparables del tailleur sen- can á manera de incrustación sobre la nutria y cillo de mañana. Como sombrero de vestir es muy resulta de muy buen gusto. También puede combonito uno de gasa ancha cubierta de otra negra, binarse con armiño ó con terciopelo de un color con un borde de terciopelo, también negro, y enor- brillante. me lazo de armiño sobre la copa. CONDESA D A R M O N V I L L E Otro modelo muy mono, y extraordinariamente original, es el llamado niniche, de terciopelo negro, con una chinchilla delante é inmensa aigrette verde esmeralda detrás. AUTOMÓVIL EN VEZ Para chicas de diez á doce años se hacen unos DE CARROZA sombreros cloche, de terciopelo negro, con la copa de nutria y una guirnalda de flores rococó muy C s innegable que los automóviles son el ideal de menuditas. la vida moderna, en cuanto á confort y veloAhora hablemos de pieles. ¡Qué bonitas son! cidad; pero están muy lejos de ser tan lujosos y Lo que parece increíble es que todo el mundo ten- artísticos como las carrozas del siglo xviii. Por ga pieles habiendo aumentado su valor un 50 por iniciativa de algunas señoras, entusiastas de los ciento desde hace algunos años. Tiene su expli- tiempos en que la mujer era una muñequita que cación. Las pieles verdaderas cada día son más sólo pensaba en realzar sus encantos físicos con caras; pero las imitaciones, que hoy se hacen pri- todo género de afeites, para presentarse en la coi morosas, son relativamente económicas. Hace po- te radiante de belleza, dos artistas notabies se han cos días tuve una larga conversación con un pe- unido para pintar los tableros de un automóvil, letero de los de más fama y, con una amabilidad copiando con la mayor exactitud posible el decoque no olvidaré, me enseñó todo lo nuevo que tiene rado de una preciosa carroza perteneciente á la en su establecimiento. casa de aristocrática familia. La nota culminante de este invierno es el renard Como capricho, no carece de ingenio y qiii. a blanco con lunares negros, el armiño, la chinchilla, tenga éxito la innovación, al menos, para utilizar el topo y la yebelina, que siempre será la reina de los coches en el campo durante la próxima temlas pieles. Los abrigos largos de nutria ó castor te- porada de verano. Con un tiempo espléndido, bajo una bóveda de ñido han venido á reemplazar á los gabanes cortos, árboles, que mitiguen la luz del sol; entre flodesterrados en absoluto este año. -3 4 S 6 7 P