Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
f mESARLVVIELTA I p CHISTES ENTRE MAHRE E HIJA TUS ira, niña, si Juanito te dice algo de casamiento, dile que hable conmigo. ¿Y si no me dice nada? -Entonces hablaré yo con él. EMULSIÓN PENSAMIENTOS Vencer sin peligro es triunfar sin gloria. SÉNECA. El ignorante, si calla, será reputado por sabio, y pasará por entendido si no desplega sus labios. O Quien gusta de dar banquetes parará en mendigo. SALOMÓN. HOMBRE PRACTICO El raciocinio es un arma que nos ha sido concedida para nuestra defensa, y el que la emplea contra la humanidad se hiere con ella. FEDERICO II, DE PRUSIA. -i Y qué le molesta á usted más, los viajes en ferrocarril, ó en vapor, ó... -Los viajes en balde, señora. RESICNACIÓN HEROICA La toda otra EmulDios, para hacer brillar la virtud siónEmulsión Angier s superior á pulmonares por y remedios para afecciones que se oculta, arma contra ella la su mayor poder calmante y curativo combinado lengua del envidioso. con sus excepcionales propieMAHOMA. p o r quién estás de luto? -Por mi suegra. ¿Ha muerto? -No, mucho peor. Se ha venido á vivir conmigo. LA SFÑORA TOMA COCINERA NUEVA Las palabras del hombre indican el talento que tiene y el cultivo de su alma; pero sólo las acciones demuestran su nacimiento. ARÓLAS. l i e n e usted novio? -pregunta. -Sí, Señora; pero no pase usted cuidado, porque el pobrecito es de muy poco comer. MUY CONSECUENTE Las personas vanas é indolentes afectan despreciar las letras; los hombres sencillos, las admiran sin tocarlas, y los sabios, las usan y las honran. BACON. dades tónicas y fortificantes. Se recomienda por los más eminentes especialistas de enfermedades pulmonares desde hice más de veinte años y está rcconocidaíictualmente como remedio modelo para toses, bronquitis, tisis y toda afección pulmonar. Distinto de otras cmulsfones, es agradable al paladar y ayuda la digestión en vez de difícultarla. De venia tn Moas las tarmacias y droguerías. Agentes exclusivos para España: Sfes. Foyé y Giménez, Calle Cepona, 4. oral, Bapceloita. 1 HE ANaiER CHCMiCAL CO. Londres, Inelattrrt. BUENA RECETA. Entre l a s muchas contrariedades que afligen á las señoras, citemos los granos, barros, pecas y grietas, t a n t o del r o s t r o como de las m a n o s Aquellas de n u e s t r a s lectoras q u e sufren de estas pequeñas aflicciones, p u e d e n desde a h o r a felicitarse, p u e s d e s a p a recen fácil y r á p i d a m e n t e e m p l e a n d o dia riamente en el tocador la C B E M E SIMÓN, producto excelente, de perfum e delicioso q u e se conserva indefinid a m e n t e con su uso r e c o b r a r á n l a frescura y l a belleza, principales g a l a r dones de su sexo, y c o n s e r v a r á n h a s t a los dinteles de l a vejez u n cutis b r i llante y aterciopelado. E l J A B Ó N D E C K E M E SEMON c o m p l e t a los m a r a v i llosos efectos de la C R E M E SIMÓN. Neurastenia, anemia y debilidad general, su curación con el Af; ojreno 5 ptas. fkims. T i n gobernador, á quien han decla rado cesante, se presenta al ministro y le dice: -i Qué tiene usted que echarme en cara? -Que carece usted de opiniones. ¿Que carezco de opiniones? -lesponde indignado- ¡Pero si he figurado en todos los partidos políticos! ENTRE DOMESTICAS La gloria es para el hombre anciano lo que los diamantes para las mujeres viejas: adornan, pero no embellecen. CHATEAUBRIAND. BIBLIOGRAFÍA Reformas de Correos. Dos conferencias de D. Emilio Ortuño, con un prólogo del Sr. Maura. Mercaderes y mercenarios. Retratos de hogaño ó verdaderos términos de la cuestión religiosa en España, por D. Emilio Serrano Marteñó. Precio: 2 pesetas. Liba. Narración sentimental, de A. de Campomanes. E d i t a d a erí Méjico. Poemas del olvido. Versos de la pasión y de la tristeza, por M. Altolaguirre Palma, con un prólogo de A. González Blanco. ué harías, Susana, si el amo te regalase cinco duros y te pidiera noticias de la señora? -Le diría la verdad. ¿Y si te daba diez? -Mujer, por diez, le diría alguna mentira. Q PERDIDA SENSIBLE A un bohemio le dice la lavandera qae le sirve que se le ha perdido la camisa que le entregó. -Pues ha perdido usted dos cosas. ¿Cómo dos? -Naturalmente. La camisa... y el parroquiano, porque no tengo otra.