Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
mmi EYi ímemñ M PAGINAS FEMENINAS ía s mifM m CRÓNICA DE PARÍS MIÉRCOLES 2 2 DE NOVIEMBRE ¡POBRE! LA Q U E QUIERA T E N E R BONITO CUTIS p i baño diario es indispensable para obtener un bonito cutis. Después de consignar esta afirmación, continuaré el relato de lo que dice la célebre artista á quien me referí en mi artículo anterior. Se hace preparar el baño con diez minutos de anticipación, disolviendo en el agua 450 gramos de sal y 57 centilitros de amoníaco, con esencia de violeta. Como es muy astringente, no debe tomarse más de tres veces por semana, bañándose los días restantes en agua mezclada con 28 gramos de tintura de benjuí. La temperatura del agua será siempre la m i s m a 36 grados y medio. No se debe permanecer dentro del baño más de veinte minutos, y para evitar algún padecimiento reumático, es preciso estar en continuo movimiento, frotándose enérgicamente con un cepillo y jabón de buena clase. Al cabo de este tiempo, no hay más remedio que salir del baño, si no se cjuiere arriesgar el éxito del tratamiento, y recibir una ducha fría, con objeto de que los poros se cierren. Envuelta en una sábana de lana, es preciso reaccionarse, para lo cual, la eminente artista aconseja dar doce vueltas corriendo y saltando alrededor del cuarto, si el día es espléndido y brilla el sol; porque con un tiempo nuboso sería muy perjudicial este ejercicio. N o lo entiendo, pero respeto su opinión. Los días nublados es preciso limitarse á la gimnasia respiratoria, ó sea levantar los brazos lenta y vcrticalmente, respirando con fuerza, y dejarlos caer aspirando, de veinticinco á treinta veces, sin interrupción. Este es el tratamiento general; ahora pasaremos al local. Sentada delante del tocador, en una silla cómoda, se procede al lavado de la cara, que se habrá tenido especial cuidado de rjo mojar en el baño. Con rigurosa escrupulosidad se examina la cara, y donde se descubra la más ligera imperfección, se procede á un minucioso masaje por espacio de diez minutos (que parecerán diez siglos) sirviéndose del índice ó del anular de ambas manos, y procurando que el movimiento describa círculos, nunca líneas rectas, paralelas ó á través de la parte arrugada, pues el efecto sería desastroso. En seguida se cubre la cara de cold- crean y con un paño finísiimo se quita toda la grasa que no hayan absorbido los poros. Si la piel estuviese algo irritada, puede humedecerse con una loción refrescante. P o r ejemplo: extracto de violeta, 350 g r a m o s ídem de rosa, 35 í d e m tintura de lirio, 80. Antes de darse polvos, conviene volver á inspeccionarse bien con un espejo de mano, y si por casualidad se descubre algún punto negro ó espinilla, se hace desaparecer sin presión, lo cual deja siempre señal; basta con aplicarle una gota de agua de rosas y agua oxigenada, á partes iguales, -4 5 o 7 8- g u a n d o me disponía á ordenar mis ideas, un poco embarulladas entre gasas, pieles y encajes, para escribir la crónica destinada á BLANCO Y NEGRO, recibo una carta muy original que, entre otras cosas, me dice: ¿S e r á usted capaz de dejar que concluya Noviembre sin decirnos nada referente á l u t o s? Mi primer impulso fué contestar: Sí, señora, yo soy capaz de eso y de mucho más, porque vengo de ver cosas muy bonitas y me fastidia hacer una crónica lúgubre. Pero después pensé que debía complacer á la monísima lectora que solicitaba mi consejo, por verse en el caso de llevar un luto de fórmula. Si á la vez lo llevase en el alma, no se preocuparía de los detalles de última m o d a! Los periódicos han elegido para presentar sus modelos de luto el mes que la iglesia dedica á la Conmemoración de los Difuntos, y aunque la rutina, en todos los casos de la vida, me fastidia, esta vez haré lo que hacen los demás por lo que acabo de referir. Parece ser que la costumbre establecida entre las personas reales se ha generalizado mucho, y que ahora, las que con razón se llaman elegantes, se visten de luto los días de aniversario de la muerte de sus más próximos parientes. Naturalmente, este luto puede y debe de tener todos los requisitos de la coquetería femenina. L a gasa chiffon se presta á la confección de preciosos vestidos, adornándola con incrustaciones de crespón inglés soutaché. U n detalle muy bonito son las echarpes de tul céfiro, con un motivo de pasamanería en ambos extremos. Si el luto permite algunas libertades, pueden ponerse la guimpe de tul blanco liso, con un gran lazo papillon de tul ilusión, negro, colocado muy alto y que sobresalga de las orejas, para que sirva de marco á la c a r a ó viceversa, si la que se lo va á poner fuese morena es decir, la guimpe negra y el lazo blanco. P a r a los lutos muy rigurosos sigue siendo el adorno reglamentario el crespón inglés, muy perfeccionado y mucho menos frágil; pero en vez de aplicarlo sobre lana, se pone sobre granadme de seda mate ó gasa, con un pequeño borde blanco en el cuello y las mangas. Después de la obsesión de blanco y negro que hemos tenido este verano, ahora parece ser que esa combinación no está admitida para el medio luto. Toda la escala de las violetas, desde el lila claro al pensamiento obscuro, son los colores en boga. P a r a toilettes de noche se hacen maravillas verdaderamente artísticas. Sobre un fondo muy pálido se coloca una gasa bordada en sedas de varios tonos, con híHllo de plata y cuentas de cristal morado, cubriéndolo por completo con una túnica de gasa violeta de P a r m a bordeada de skimgs. CONDESA D A R M O N V I L L E