Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Córtese por esta raya. UNA TON) NA DA LAS CONSFCUENCÍAS p i g ú r a t e que esta mañatia el niaéstro m e h a preguntado quiétl reinaba en Rusia cuando se retiró Napoleón. ¿Y tu qué I; ás dicho? -Quip reihabai. un frío espantoso. BXACTAMENTP -grita Q uiero una trompeta! llorar. Pepito, rompiendo á- -No te la compro, es inútil- -dice severamente el padre. La madre, interviniendo: -Vamos, Enrique, cómprasela, ¿No ves qué rabieta ha cogido? -He dicho que no, y basta. -Pero, ¿por qué? N o es por comprársela, sinc por lo que sucederá después qu e se la compre. Y eso es lo que temo. C O N S E J O S D E GlAFAR A SUHIJO A Ñ O VI, M A D R I D 26 D E N O V I E M B R E D E 1 9 1 1 N ü M 48. 1 J tt padre pregunta al doctor qué enfermedad tiene Carlitos. Gefgjalgia, -responde el galeno. ¿y puede usted decirme de dónde proviene? -Del griego- -replica el doctor itiiperturbable. EN EL COLEGIO f amos á ver, si jo te digo: ¿el alumno ama a su maestro? ¿qu proposición es esta? Tí pino responde sin vacilar. -T- CTna proposición increíble, se; fíór maestroi DELANTE DE UNA PASTELERÍA I o qué por acaso oigas, no lo -cuentes al instante, ni divulgues inoportunamente lo que veas; guarda el secreto; no quebrantes lo que te hayan confiado; no seas sello quebradizo. Acompáñate con sabios y aprenderás de ellos, y no te acompañes con necios, que te acostumbrarán á ser mentecato. No aveces tu lengua á la mentira, que la costumbre de mentir es como la comida de gorriones cebados. No te sientes donde te digan retírate sino en donde te digan acércate Kr o e s verdad, abuelito- -dice Manolín, -que tú tienes, unas ganas loXías de entrar y comerte un pastel? ¿Quién te ha dicho eso, picaruelo? -i La voz de la Sangre! r- -responde Manolin. EL NIÑO DE PIFARTOS r. -c: EL Sé justo en los juicios y geneué haces aquí parado en la aceroso en las alabanzas. ra en esta Calle solitaria? Pifartitos, responde: Mi mamá me ha dicho que no SOLUCIÓN cruce la. callé hasta que no nayan Á LA TARJETA DEL NUMERO pasado los coches. Llevo una hora ANTERIOR aquí parado y todavía no ha pasado ninguno. L A S CARCELERAS Q REY BEBÉ CONCLtLSTÓN El joven rey no cabía en sí de gozo; por todas partes fue aclam a d o fiestas, banquetes, serenatas, arcos, triunfales, le acogieron donde puso la planta; vio los pueblos engalanados, las gentes lujosamente vestidas, abundancia en todo y para todos, y pensando que -384