Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOTAS l Alittl 7 M senciar una diversión que tanto le re- neral, reservados c o n el personal. que cambie de aires, y es esta una pugnaba, le instó á que buscase otro Para uno que tenga confianza con su profilaxis que no falla. voluntario que le reemplazase. Negó- gente la generalidad obsjefvan y ca se, por la premura del tiempo, y sa- llan, para adoptar resoluciones con canao fuerzas de flaquezas, se diri- calma y cuando menos se esperan. gió á formar a la hora prevenida. A estas fecnas s, eráa muchos los, AVERIGUADOR El piquete era distribuido en cen- banderilleros y picadores ue habrán TAURINO tinelas por toda la plaza, y los había recibido la consabida cartita ó el rebasta en el callejón de la barrera, cado amistoso, en el que su jefe le Sr. D. C. G. Puebla de lá Calzada. donde ahora se colocan los agentes indique que está libre de compromi- La diferencia que hay entre la suerte de la autoridad y servidores del es- so- y puede por lo tanto buscar cua- de recibir y aguantar, es que en la pectáculo. La mala estrella de nues- drilla en que trabajar. primera d torero cita á la res, y en la tro protagonista lo llevó á un puesto Aún no han pasado quince días de segunda no hay tal cite, sino que el de centinela inmediato á la barrera. ias últimas corridas del año y ya he- toro se arranca de imprpyiso y el toA poco de permanecer allí el des- mos leído tres ó cuatro gacetillas, en rero espera como si Jiubiera citado y venturado Melgari, el toro que se li- ías que se dice, poco mas ó. menos: aguanta la acometida del toro, hidiaba intentó saltar la barrera, poi; Ha dejadb de pertenecer á. la cua- riéndole cuando. llega á su jurisdicsitio muy próximo al en que estaba drilla de Fulano el banderillero Men- ción. el voluntario. Cuando éste vio tan ganito Chico, ó e 1 picador Perencerca el peligro, aturdido y sin la gano. 1 sangre fna bastante para haber esSr. D. V. y T. Barcelona. -Existe No está mal que los espadas, j fes perado á que la res hubiese termina- de cuadrilla, hagan poda todos, fos un libro con el titulo- de Las víctimas do el salto, aoresuróse á lanzarse al años que la crean precisa, porcfue si del toreo, del que son autores los disredondel. Entonces la fiera, solicita- ellos quedan mal en una plaza y n tinguidos taurófilos y jpopulares esda por el movimiento del hombre, de- otra, también baja el número de con- critores de toros que firman sus essistió del comenzado salto y, como un tratos y, como consecuencia, los- in- critos con los seudónimos de El barayo, se arrancó contra el infortuna- gresos encaja. chiller González de Rivera y Recor r- do liberal. La generalidad de los banderilleros tes. En él encontrará usted todas las Los toreros, que entonces eran de y picadores, con raras excepciones, y cogidas que produjeron muerte á los los más acérrimos abíolutistas, lejos en éstas entren todos los que se crean diestros hasta 1907, que fué la fecha de distraer al toro, evitando proba- con derecho, se tumban a la bartola, de la publicación de. m obra. Los ediblemente lo que llegó á suceder, apar- y en cuanto tienen segura una cua- tores son los autores mismos. De las táronse á un lado y dejaron tran- drilla de cincuenta corridas anuales, desgracias ocurridas después, puede quilamente que el animal se cebase piensan que ya han resuelto el pro- usted enterarse por los periódicos; en el hombre, no sin que la mayoría blema y no les queda otra misión que pues esto ya es reciente. del público protestase ruidosamente cobrar y mal cumplir. contra conducta ían infame. Los picadores, especialmente, están El pobre voluntario quedó tendido dejados de la mano de Dios, y para Sres. D. J. y A. B. Morón. -ESA r con las entrañas destrozadas. La ca- un puyazo que agarren en el sitio de- especie de burladeros que háy en el si totalidad de los espectadores aban- bido, ponen cincuenta en todas partes centro de la plaza de Lima, indudadonó horrorizada- la plaza, ¡o etalle menos en la señalada para el cumpli- blemente debe ser por la gran extenhorrible! el hijo mayor ae la víc- miento de su misión. sión del radio del ruedo, el que será tima estaba presenciando la corrida, Asusta pensar lo que pasaría si una muy difícil atravesar en tuia carrera y no conoció á su padre hasta que pareja de estos hombres de ahora tu- perseguido un diestro por un toro, y el toro, harto ya de lanzarlo por el viera que formar tanda como se for- creemos que habrán colocado eso en aire, lo abandonó en el suelo. Don maban antes y se obligara á picar los medios para poder guarecerse en Francisco falleció á las veinticuatro toda una corrida, si no ocurrían acci- caso de apuro. horas en medio de atroces sufri- dentes que lo impidieran. En cuanto á su otra pregunta, le mientos. Tal han puesto las cosas en la úl- manifestamos que es antiquísima cos No recuerdo si alguna de las va- tima temporada, que el público se in- tumbre, convertida en ley, la de brinrias veces c ue oí este relato llegaron digna, y los mismos matadores, por dar la muerte de los toros á las perá mi conocimiento los nombres de los mas vueltas que dan, no ven la solu- sonas que dirigen ó presiden la fiesta. toreros que actuaron la tarde del 29 ción clara. Respecto á la alternativa de José de Junio de 1821. Si los oí, los he Aunque d e banderilleros estamos Bolaños, no sabemos nada, y, por Ir olvi ciado y me alegro. Vale más igno- mejor, no hay tampoco de los que tanto, sentimos no poderle complacer rarlos, y echar un velo de piedad tienen toro en todas partes y banderisobre los apasionamientos y miserias llean en todas las suertes conocidas, de los hombres. Traganiangas, Sopuerta. -A Sal pronto y bien. El no haberlos no es Este es el relato que, por creerlo del todo cierto; los hay, sí; pero pre- vador Sánchez (Frascuelo) le dio h interesante, ofrecemos á nuestros lec- fieren salir del paso de cualquier ma- alternativa en la plaza de Madric tores. nera, y es porque piensan que no les Francisco Arjona (Cuchares) el díí ha de faltar el puesto que ocupan en 27 de Octubre de 1867, con el torc Señorito, de Bañuelos. A Cara- Anla cuadrilla. Así es que el procedimiento para cha se ja dio en Sevilla Manuel Doconseguir efectivos propósitos de en- mínguez, el 20 de Septiembre del añc AHÍ LE D U E L E mienda es quedarse con los que cum- 1874; se la confirmó en Madrid RaA hora que se acercan los meses del plan y deshacerse de los qoe no quie- fael Molina (JLagartijo) el 23 de frío y cada uno de los factores ren, pues estos mismos, al entrar en Mayo de 1875, con el toro Apretaras, que integran el espectáculo taurino otras cuadrillas, procurarán que no de Veragua. hace la cama para descansar, si no les pongan los trastos en la calle. El individuo por quien usted preaprovecha el entreacto para aumenAhí duele. Si al espada que se por- gunta se llama Faustino Frutos y se tar los ingresos en América hay cada ta mal en una plaza, no lo vuelven á apodó el Moreno. Hoy es un indussorpresa que deja frío al mas pintado. contratar, al peón ó picador que no trial laborioso é inteligente, muy esLos jefes de cuadrilla son, en ge- cumple á gusto del jefe, se le manda timado de las personas qtte le tratan.