Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IOS TOROS NOTAS TAURINAS HISTORIAS NOVELESCAS BLANCOS Y NEGROS 1 1 n asiduo lector de esta sección, -D. José María Barraca, de Sevilla, cuyo nombre hacemos constar, aunque no es tal su deseo, por lo aue le, pedimos perdón, nos envía detal es que cuente el relato según lo escuchó de sus antepasados. Dite así: Vivía en esta ciudad, rodeado de numerosa familia y dedicado al comercio, D. Francisco Melgan, italiano de nacimiento, pero vecino de la ciudad hacía muchos años. Llegó el período de 1820 á 1823, y fué nuestro hombre uno de los que acogieron las corridas de toros. Para el día de San Pedro de 182 Í estaba anunciada una en la plaza de esta ciudad, y al D. Francisco le correspondió, p o r turno, formar parte de la fuerza que aquella tarde había de asistir á la corrida; mas él, con anticipación bastante y guiado por la aversión que le inspiraba la fiesta, había cambiado el servicio con un comyañero. de un triste suceso, ocurrido en la plaza de Sevilla en la época de los grandes odios entre liberales y absolutistas, llamados negros y blancos, respectivamente. El hecho ocurrió durante la celebración de una corrida de toros, y el protagonista era de la familia de r. uestro c inTuVan e, al que dejamos con entusiasmo las nuevas ideas, á las que, desde luego, sacrificó no poco de la tranquilidad del hogar, alistándose entre los voluntarios locales, que en la siguiente época de triunfo liberal sp llamaron guardias nacionales, los que desempeñaban varios servicios encomendados antes al Ejército, y entre ellos el de piquete en Tranquilo estaba á la mesa, cdft su mujer y sus hijos, pocas horas an tes de empezar la corrida, cuando sé presentó el amigo y le manifestó que le era imposible complacerle, á causa ü e perentorias ocupaciones. Muy mal supo á D. Francisco esta resolución, y comprendiendo su esposa el triste estado de su ánimo por f her de pre-