Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
i 4 sS aw mmi ER memñ PAGINAS FEMENINAS ¡VHÉRCOLES I 5 DE NOVIEMBRE CRÓNICA DE PARÍS r e s d e hace varios años, la vestimenta de las ni ñas constituye una verdadera preocupación. Las madres parisiennes se han propuesto que sus pequeñas despierten un murmullo de admiración cuando van á paseo, para lo cual recorren con ellas todas las grandes casas de modas, y los artistas que las dirigen, seducidos por los encantos de las chiquitas, revuelven y buscan entre los grabados de otras épocas, algo que armonice con el tipo de las nuevas clientes para vestirlas imitando un personaje histórico ó creado por el pincel de un maestro. Así se explica que diariamente veamos infinidad de niñas en el parque Monceau que parecen arrancadas de un lienzo de Romney ó de Lawrence. ¿Quién dudará de su encanto? Creo que, como yo, muchas personas habrán sentido el deseo de llevarse alguna de esas preciosas muñequitas, para contemplarla como una producción artística; pero quizá también á este sentimiento de admiración se haya mezclado otro de lástima, i Angelitos! Ellas no son responsables; sus almas, deliciosamente candorosas, aspiran el ambiente que las rodea y sin darse cuenta de lo que dicen, repitiendo las mismas frases que sirvieron para obligarlas á estar quietas durante la prueba del vestido, y para que no jueguen ni corran fuera de casa, hacen llorar á una amiga y despiertan en su corazón deseos y rencores. tita como las gorras de bebé guarnecida de armiño. Sí se quiere hacer algo más modesto, pero Igualmente práctico y bonito, se puede recurrir al paño mástic, realzado con los bordados bretones, tan en boga desde que los bons faiseurs los utilizan para sus creaciones predilectas. Con este gabán es indispensable un sombrero de fieltro flexible sin el menor adorno. Los lazos, fantasías, etc. etc. les imprimen un cachet de mal gusto imperdonable. Un detalle. Los vestidos todos se hacen sin cuello, pero no escotados. CONDESA D A R M O N V I L L E E L ARTE D E SER B O N I T A C on tantas las señoras que desde América y de varias provincias de España, me escriben preguntando cómo deben cuidar su cutis, que he creído oportuno contestarlas en esta sección. Pero el conflicto era enorme para mí, pues confieso sinceramente que jamás he pensado en semejante cosa. Como mis amables lectoras comprenderán mi deseo de complacerlas me indujO á leer varios tratados de higiene; pero encontré en ellos tantas contradicciones que no me convencieron de la exactitud de lo que afirmaban. Por una casualidad cayó en mis manos el Nezv York and American Journal, en el cual publica una gran artista varios artículos sobre el arte de conservarse bonita, y segura de que ésta habla por experiencia no he vacilado en transmitir sus consejos. La escena que voy á relatar es exacta. Para no citar nombres propios, llamaré á mis dos amiguitas Alicia y Magdalena. La primera, chamarree de oro, se negaba á jugar con la segunda, que senci Para conservar la belleza es preciso prolongar llamente vestida de paño blanco, la invitaba á tomar parte en un partido de volante, y para hacerla la juventud, y para que la juventud no se vaya, es comprender la imposibilidad material que la im- preciso no sentir jamás un momento de fatiga físipedía acceder á sus deseos, alegó que el vestido no ca. El descanso, un descanso metódico y no inla permitía correr y saltar como ellas. Magdalena terrumpido, es la piedra fundamental de la belleinsistió concluyendo por decir: Otro día ven za. Ni el ejercicio ni el aire libre son convenientes, vestida como nosotras. Esta frase debió de so- más que en muy pequeñas dosis. Los consejos de los médicos dicen lo contrario; nar mal en los oídos de Alicia, porque, haciendo j. n gestito de persona mayor, repu? o: A ti te vis- pero como ahora no tratamos de la salud, sino de ten con una vulgaridad insoportable; mamá dice la belleza, continuemos oyendo á la notable artista. Los perfumes no debilitan, por el contrarío, que yo pertenezco á las excepciones. Magdalena se alejó con los ojos llenos de lágrimas, y ¿quién favorecen el sueño, que es lo más importante. Con un cuidado inteligente se conservan las sabe si esas lágrimas será la base de una enemislíneas perfectas y hasta pueden mejorarse las factad profunda? ciones aplicándose un ligero masaje. Si la nariz Los niños tienen bastante con los atractivos tiene tendencia á ponerse colorada, bastará con de su alegría; no necesitan recurrir al modisto aplicarse diariamente una compresa de algodón en para disimular defectos ó realzar bellezas. De- rama empapado en agua de rosas cociendo, é injadlos crecer sin que sospechen lo que es elegan- mediatamente una loción de agua fría para cerrar te ó cursi, y pensad al vestirlos, ante todo, en la los poros. higiene, que no es incompatible con el buen gusto. Para tener un pelo precioso hay que lavarse la Una chiquilla de cuatro ó cinco años estará moní- cabeza todas las semanas. sima con vestido blanco de brillantina soutachés, Para conservar la boca joven, darse masaje calcetines blancos, zapato de tafilete negro, y desde la comisura de los labios á la nariz. para salir, polainas, gabán de terciopelo del Norte Para quitar las manchas del cutis, recurrir á con cuello pequeño de encaje blanco y una capo- las compresas de agua caliente. 4 5 6 7 8-