Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL JUEGO DE LAb BANDERAS p i l juego de las banderas es un pasatiempo muy entretenido para vuestras expansiones infantiles. Aunque está pensado, como el asalto, las damas y el ajedrez para dos jugadores, pueden, sin embargo, tomar parte en él cuatro ó cinco, que el juego puede hacerse en iguales condiciones. Los jugadores se dividen en dos campos, perfectamente separados, para que cual, como A n t ó n Peruiero, atienda á su juego cómodamente. Este puede improvisarse sobre cualquier tabla aunque es preferible, sea una tabla rectangular. Cualquiera que sea su forma, sin embargo, ei juego es el mismo y sus reglas no sufren ninguna alteración. Las piezas del juego se forman con tres tapones, sobre los que se c o 1 o c an tres pequeñas banderas, una roja, otra roja y amarilla y otra azul. El juego se hace con diez monedas de diez céntimos, á fin de que sean fácilmente reconocidas por su anverso y reverso. El jugador, ó los jugadores del campo A, t o m a n unas cuantas m o n edas; las otras, son destinadas al jugador ó los jugadores del campo B. Se colocan en linea recta y en el centro de la tabla, los O KDJO SROJOVAHARIUO o I Ó o o G -872- tres tapones, en la forma siguiente: el de la bandera roja, en la extremidad izquierda; en la extremidad derecha el de la bandera azul, y en el centro, el de la bandera roja y amarilla. El jugador ó la representación de cada campo, si sitúa frente á frente del otro ó de los otros en la disposición que se señala en el dibujo, y sin pasar de los bordes de la tabla, en perfecto equilibrio. El jugador ó los jugadores del campo A, debe de un sólo golpe, dado con una regla plana, de las de dibujo, colocar cada moneda lo más cerca posible de la bandera azul. Un solo jugador puede jugar cinco veces seguidas; cuando son varios, sólo deberá hacerlo una vez al cor responderle su turno. Los del campo B hacen el mismo juego cerca de la bandera roja. Después de haber lanzado de una y otra parte todas las piezas, con un decímetro se miden las distancias que separan á los tapones de las monedas, apuntándose el tanto ffivorable los que hayan conseguido llegar más cerca de las banderas respectivas. Si al lanzar las monedas tropiezan en la bandera roja y amarilla, pierde la partida el campo que haya cometido la falta. Si las que caen son las banderas azul ó roja, se colocan nuevamente, sin que sufra alteración alguna el juego. -373