Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOTAS TAURINAS hizo para perpetuar la hermosa faena y la gran estocada con que despachó el espada cordobés, en Madrid, al toro Barbero, de Miura, en la corrida celebrada ei día 9 de Mayo de 1907. Para la otra parte de la pregunta se necesita por poco un tomo de unas 300 páginas, pues explicarle á usted cómo había matado j. l achaco todos los toros que había tenido que matar hasta entonces, ocupa una extensión muy grande, y si tiene usted paciencia y Dios nos da salud, lo mismo lo anterior que lo posterior se recogerá en un tomo que podrá leer todo el que tenga el valor de comprarlo y de querer enterarse de todo lo que ha hecho en su vida taurina el torero cordobés. En una contestación de éstas es imposible complacerle. S r. D. A. F. Habana. -Al entrar á herir debe llevar el espada la muleta baja hasta el punto de casi tropezar con ella al toro en el hocico, y además un poco embozada, liada ó recogida hacia el terreno de la salida áe la res, ó sea á la izquierda de ésta. Al avanzar, no debe hacer otro movimiento que casi el instintivo de al alargar el brazo derecho, mover eí izquierdo como se mueve para el pase de pecho; pero llevando siempre la mano todo lo baja que pueda, pues éste es el modo de herir con el morrillo del toro descubierto, que se ta- para si lleva la mano izquierda alta, en cuyo caso sufrirá desarmes y tendrá que herir tendido y sin llegar al pelo con la mano derecha. Sr. D. R. M. G. Galarosa. No hay cánones ni testamentos, como usted dice, que autoricen ni que desautoricen el hecho de alternar con un espada de alternativa un novillero, según ha ocurrido en Aracena el día 16 con los hermanos Vázquez. Es esa una costumbre muy antigua que en otros tiempos no tenía nada de particular y se estaba viendo todos los días. En nuestros tiempos, Luis Maz? antini alternó con algunos espadas antes de tomar la alternativa, y después mató novillos, y no se trata de espadas de mala muerte, pues uno de ellos fué nada menos que Antonio Carmena (el Gordito) en la plaza de Toledo, el año 1883, antes que se doctorase D. Luis. Además alternó con Currito, Cara- Ancha y otros, y después mató en novilladas. Guerrita alternó nada menos que con Lagartijo el año 1886, y después de ésto fué banderillero y espada en novilladas. Ya se va perdiendo aquella costumbre; pero no hace mucho, el año 1907, en la plaza de Hellín, el día 26 de Septiembre, alternó con ro Antonio Pazos, cuando aún le faltaban dos años para hacerse matador de toros con categoría. De modo que no hacen nada nuevo los que alternen así, porque los autoriza la costumbre. Sr. D. F. G. Segovia. -Son unas 90 las ganaderías que en el año actual- han dado toros y novillos para las corridas que se han celebrado, y en conjunto habrán dado unos 4.000. Suponiendo que cada ganadería tenga las carnadas de cuatro años, resulta un número aproximado á 16.000 los machos que hay en las vacadas españolas. Sr. D. L. Barcelona. No es impertinente su pregunta, al contrario; más para eso que para otras cosas se abrió el Averiguador Taurino Una estocada en lo alto no puede calificarse en caso alguno de contraria, porque este calificativo viene de eso, de estar colocado el estoque en el lado contrario del por que tiene que salir el espada al herir, y no puede calificarse así sino cuando queda el acero en el lado izquierdo del toro. C ú siempre son de mérito estas estc- das, aunque algunas veces queda en tal sitio como podía haber quedade en el rabo, por haber tirado el estoquf al punto en que ha querido eaer- La estocada en lo alto, que lleva direeeión de atravesar hacia el costado derecho de la res, debe califip 3 f se de cruzada. Así la han ílamade a l gunas autoridades en estas materias. En efecto, es de difícil realizaeión é indica en todo caso, ó que el torero se ha ceñido más de lo debido, ó que el toro ha hecho por el espada más de lo que esperaba éste. Conforme la estocada atravesada es casi siempre por echarse fuera el torero, la cruzada es por meterse demasiado, y debe aplaudirse más aún que la impecable en todo lo alto. Sr. D. P. B. N. Sevilla. -Lz. verdad es que son ustedes maliciosos y mal pensados. ¿Cree usted que si Antonio Fuentes hubiera toreado algún año 80 corridas, no lo íbamos á haber dicho con muchísimo gusto? Está usted por completo equivocado, porque en ello habríamos tenido una gran satisfacción. El año que dice usted en su carta fué al siguiente de retirarse Guerrita, y, en efecto, fué en el año que más ha toreado, sumando en las plazas de España, Portugal y Francia 69 corridas, que le vamos á detallar á usted una por una. La primera fué en Toledo, el día i. de Abril, y en este mes toreó las siguientes los días 15, 18, 19 y 20, en Sevilla; 22, en Madrid; 24, Sevilla, y 29, Jerez. Mayo: 2 y 9, Madrid; 11, Sevilla; 14, Madrid; 20, Nimes; 24, Barcelona, y 27, Valencia. Junio: I, Madrid; 3, Madrid; 4 y 5, Córdoba; 7, 10 y 12, Madrid; 14, 16 y 17, Granada; 22, Lisboa; 24, 25 y 26, Badajoz, y 29, Alictinte. Julio: I, Barcelona; 8, 9 (mañana y tarde) y 10, Pamplona; 14, Toulouse; 15 y 17, Mont de Marsan; 22, Santander, y 25, 26 y 27, Valencia. Agosto: 12 y 15, San Sebastián; 19, 20, 22 y 26, Bilbao; 29 y 30, Hellín, y 31, Valdepeñas. Septiembre: 2, Bayona; 5, Aranjuez; 9 y 10, Albacete; 15, 16, 17 y 18, Valladolid; 23, Bayona, y 30, en Madrid. Octubre: 7, Cascaes; 14, Madrid; 15 y 18, Zaragoza; 21, Madrid; 28, Beziers. Y Noviembre: 4, Valencia, y 25, en Sevilla. Sume usted éstas, que son las corridas toreadas por Fuentes en las plazas de España, Portugal y Fran cia, y verá como no ascienden á más que á 69. Durante el invierno ante- rior había toreado entre los meses de Diciembre, Enero, Febrero y Marzo, 16 corridas en las plazas de Méjico, y entre todas ascendieron á 85. Pero nos hemos referido, al hablar de las 8 ct corridas de Machaqtiito el año 1904, sólo á las pla? as de por aquí, pues, precisamente el diestro de Córdoba, el invierno anterior á dicho año había tomado parte en 14 corridas, también en la república mejicana, con lo que el total ascendía á 94 si se englobaban todas. No hay, pues, esa mala intención que usted ha creído ver al suponer que no queríamos decir estos datos. Ya los tiene usted publicados y no nos desmentirá. Tampoco puede referirse á otro año, pues vea también, para si quiere tener el número de fiestas toreadas por el buen torero sevillano, desde que tomó la alternativa, en el año 1 S 93, en cuyo año toreó siete. El año 1894 tomó parte en 35; el 1895, en 46; el 1896, en 4 1 el 1897, en 46; el 1898, en 52; el 1899, en 52; en 1900, ya se ha dicho que en 69; el 1901, en 6 1 el 1902, en 50; el 1903, en 60; el 1904, en 36; el 1905, en 4 3 eí 1906, en 46; el 1907, en 46; el 1908 (que fué el de las despedidas) en 12; él 1909, en ninguna; el 1910, en cuatro, y el 1911, en 22. Como usted ve, no ha llegado á 80 por estas tierras ningún año, sin que esto sea decir que no es uno de los que más y mejores campañas ha hecho entre los toreros de estos tiempos, por lo (jue será en la historia una ele las más salientes figuras. Creemos que no se quejará usted de que no documentamos nuestras afirmaciones. Antonio Fuentes el entonces noville-