Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IPS TOROS NOTAS TAURINAS HISTORIAS NOVIíLESCAS ÜN GENERAL TORERO 1 a primera vez que yo presencié una fiesta taurina en una plaza formal fué en Toledo, hace treinta y cuatro años, cuando tenía catorce do Resultaban muy agradables y muy ¡del pueblo, sin que jamás se arrojaordenadas las becerradas de los mi- ran aficionados al ruedo ni se produlitares, en las que nadie se extralimi- jeran los escándalos que se producen taba y todos obedecían las indicacio- en la mayor parte de las becerradas nes del director de lidia, que era de ahora. siempre el carnicero de aquella poPor regla general, divertían tanto blación Antonio Verdes, apodado el aquellas fiestas como una corrida de Tato, á quien ayudaba en sus menes- toros, y los lidiadores salían tan sateres su hermano Luis. Ambos eran tisfechos como el espectador edad ¿y trabajaba como aprendiz de confitero en la ciudad imperial. Todos los años celebraban los militares una becerrada, en la que actuaban de diestros jefes y oficiales de la guarnición, y aquella fiesta era la qi f correspondía al año aquel, que era ti 1877. aficionados que mataban mal; pero toreaban muy bien de capa y sabían andar ante los toros. Los billetes eran de convite, y en la plaza había siempre llenos completos, en los que figuraba un público compuesto de lo más selecto de la ciudad y de una numerosísima parte No se me olvida nunca, la impresión que me produjo penetrar en la plaza, á la que llegué después de comenzada la corrida, sofocado porque llegaba tarde, por lo que atravesé el Paseo de Merchán y pasé por el cuartel de San Lázaro con la ligereza que puede hacerlo un muchacho de