Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
jy cerca de mil doscientos años van pasados desde que Covadonga fué teatro de la batalla épica que inició el resurr amiento de España. El tiempo y la distancia no han logrado obscurecer el recuerdo perenne con que este lugar vive en la mente de todo español. La piedad y e 1 patrioti s m o, tanto de reyes y gobernantes como de I o s ciudadanos de todas las esferas sociales, han mantenido el decoro y los prestigios de la preclara cuna de nuestra reconquista. En! a actualidad, 1 o s medios de comunicación y las comodidades de la permanencia son excelentes, y á partir del año 1908, en que fué inaugurado el tranV í a d e vapor d e Arriendas á Covadonga, el número de visitante s h a ¡d o creciendo hasta alcanzar la respetable cifra de 30.000 en 1910. COVADONGA Los grabados que ilustran este artículo, aunque ineficaces para reflejar toda la Basílica de Covadonga magnificencia c e aquel imponderable escenario, sirven para mostrar las colosales obras realizadas por el Estado y descubrir algunos aspectos pintorescos del lugar. En primer término figura la histórica gruta, labrada por la milenaria obra de las aguas del Deva, que ahora brotan á s u p i e Mana allí también la peregrin a fuente famosa entre las gentes solteras por atribuírsele la virtud de proporcionar cónyu g e al que de ella bebe. Superstición t a n simpática, en la que creen ciegamente los habitantes d e todo el contorno, hace que esta fuente del niat r i m o n i o se vea siempre muy concurrida. En la vista panorámica que á continuación se estampa, abárcanse e n conjunto las obras rea 1 izadas para hacer accesible y habitable la escarpada montaña, destacándose la airosa situación de la Basílica. Por el detalle del pórtico puede apre-