Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ESTE FIOEB MlUUmOSO? ¿DEEl pais entero se asombra de las curas maravillosas llevadas á cabo por el Sr. MANN LOS IiNCURABLES RFXOBRAN LA SALUD Los médicos y los sacerdotes relatan con admiración la facilidad con que este taumaturgo moderno vuelve la vista á los ciegos, cura á los paralíticos y arranca numerosos enfermos dé las garras de la muerte. SUS CONSEJOS SON GRATIS PARA TODOS Este señor ofrece dar sus consejos á título absolutamente gratuito. Los médicos quisieran comprender su poder extraordinario. E n todas p a r t e s del país, h o m b r e s mujeres, m é dicos, sacerdotes, todos quedan en el m a y o r a s o m b r o dé las curaciones h e c h a s p o r el Sr. Mann, quien h a descubierto la radiópatla. íl Sr. Manri h ó se sirve ni de m e d i c a m e n t o s ni de la osteopatla, ni del- hipnotismo, ni de la terapéutica sugestiva, para, c u r a r á sufe enfermos, sino de u n a fuerza psíquica, m u y sutil, a y u d a d a de p r e p a r a c i o n e s magnéticas, q u e contienen los principios mism oé. deíí lá vida y de la salud. El Sr. Mann, en una entrevista que tuvo recientes m e n t e con- un. report, er le: sjipíicó i n v i t a r a á s u s lectores enfermos 6 á los que, tuvieran en su, familia p e r s o n a s enfermas, p a r a que escribieran a l Sr. Mann y pidiéranle- les asistiera. Ciertas p e r s o n a s- d e c l a r a n q u e tengo u n poder divino y que m i ppd, er de c u r a r es u n don especial de Dios; n i e llaman eí t a u m a t u r go divino, el h o m b r e de los p o d e r e s m i s t e r i o s o s No tienen, ra- zón de a t r i b u i r este poder de; c u r a r á una. c a u s a s o b r e n a t u r a l yo e u r o p o r q u e me sirvo de una, fuerza n a t u r a l p e r o m u y s u t i l y poderosa, de la que. yo m i s m o he descubierto el mpleo y cuyas cualidades t e r a p é u t i c a s son incontestables. Debo a ñ a d i r sin ein- bargo, que estoy convencido que el Creador, no nae hu- biera dado la ventaja de hacer esté descubrimiento, nli de perfeccionarlo, si no h u b i e r a entrado en sus desig- nios que debiera servirme d é l o s conocimientos adquiridos p a r a el bien de, la h u m a n i d a d Considero, pues, como un deber sagrado, el h a c e r beneficiar á todos mi. descubrimiento. Le ruego diga á todos sus lectores, quem e escriban con toda confianza si e s t á n e n f e r m o s h a r é el diagn 6 stico. de su caso á título entérá, niente gratuito, y. les explicaré cómo pueden c u r a r s e sin s a- lir de sus casas. Por muy grave que sea la enfermedad, por m á s desesperado que su caso p u e d a parecer, deseo que. m e escriban; que me. p e r m i t a n devolverles, la salud. Estoy convencido, que, m i vocació es de c u- r a r á los enfermos. T a n g r a n d e h a sido lá seijsación c r e a d a e n la; -FacuI- tad de Medicina p o r l. as óuraciories obtenidas por e l Sr. Mann, que m u c h o s médicos fueron áélégados con misión de verificar las curaciones, de estudiar la causa de ellas y d e d e t e r m i n a r í a s i e s posible. E n t r e los n u- merosos sabios delegados figuraban dos- médicos de gran r e n o m b r e los señores doctores W. H Curtís y L. G. Doane. Después de u n profundo estudio, estos eminentes médicos noticiaron que las: curaciones e r a n v e r d a d e r a s y a ú n m á s s o r p r e n d e n t e s qu? al principio h a b l a n supuesto, y que debían ser a t r i b u i d a s al poder extraordinario qué posee él Si- v Mann. Tal fué la. i m presión que les causó la nxaravillpsa eficacia de la I l a diópatía, que ambos, renunciando, á t o d a o t r a f o r m a de terapéutica, ofrecieron asistir al Sr. Mann en. la o b r a que él h a b í a e m p r e n d i d o en el interés de l a h u manidad. Co, n el descubrimiento de la Radiopatía, la Medicina llega á ser ü n á ciencia exacta. Cerca de ocho m i l personas h a n sido c u r a d a s h a s t a esta fecha p o r el Sr. Mann. D e e s t o s polio mil, algunos estaban ciegos, otros sordos; y- ptros paralíticos. Un g r a n n ú m e r o sufrían de albuminuria, neurastenia, enfermedades cardíacas, cansunción- yíde otras enferm e d a d e s reputa. dás incurabies, m i e n t r a s q u e ptros sufrían simplemente- de enifermeáadesvde- los ríñones, debilidad nerviosa. dispepsia neüral- g- ia, es treñimiento, -r e u m a t i s m o dé énifermeda es- especiales. de- las mujeres: y de otras afecciones dé, t o d a clase y d toda descripción. Cada c a s o q u e e í S r i Mann emíprendé t r a t a r garantiza la curadlo i- ésitán. en el borde: de la t; umba, haiSieñ d ¿a. batt toda esperanza de curación condenador: por sumédi- co y rc pnsiderados ppr todos: ijaicúrables, han i d o de- vueltos: á: la: salud p o r la Rad. iopatSa. P o r muy: notable que la cosa pueda, parecér, l4 distancia- ijiate s e p a r a al paciente del. Sr, Manrí no es 1111 bstáculp p a r a la curación. Nüinerosás personas; viviendo Si -müy g r a n d e s distancias, híári, sido c u r a d a s por el Sr. Máhn, sin que, h a y a n visto jahiás. á. su salvador y sin qué. hayan, ter nido n u n c a qué sáHr de sus casáSi H a c e poco tiernpoi el Sr. Juan Ádawis, 3 e Bláólcst: bury, paralizado desdé hacía veiiBfté- años, fué curadbpor el Sr. M á n n sin operaci 6 j! i a l g u n a Más, ó m e n o s en esa época, la Ciudad. de Roéíléstér quedó, a b s o r t a por la curáción. fdéí- Sr. WrlgIit, líiiO d e los m á s antiguos residentes de esa ciudad, q. nfen deSde u n período bas- t a n t e largo, estaba casi C o m p l e t a m e n t e cie ¿o. JuanE. Neff, de Milléré büry, sufría. dé c a t a r a t a e n e l ojo izquierdo; recO bró lá vista e corto tiempo, sin necesidad de opéraeión. De. Lpngspprt llega la noticia de la curación de: lá. Sra. María EiCher, que, padecía de s o r d e r a desde- hacía m u c h o s ainos: M. Gr. W. -Sayáge, de: Warenj a r t i s í á n i u y conocido, sordo y casi ciego, t e niendo y a ún pie en la t u m b a á causa de óo mplica. clones, siguió- él t r a t a n i i e n t o d el S Malm, fué devuelt o á la salud y pudo r e c o b r a r s u s fuerzas físicas en muy poco. tiémpp. L a Bádiopatía, ñ o s o l a m e n t e c u r a las enfermedades, de cierto, género sino t o d a s l a s enfermedades, si. l a s t a b l e t a s médico- magñétícas, p r e p a r a d a s según nuest r a fórmulai: sp: n d a d a s á los pacientes a l mismo t i e m- po. SI. usted está- enfermo, cuailquier. mal, -q; U. é, ufrá, escriba tiétéd a l Sr; Maiin, describa: ios sliitómeís, indique desde c u á n d o está enferníp, y él t e n d r á placéií. en decirle er npmt re de la enfermedad- y préspribiráy u n tratamiento: que le oura, rá, seguramente. Estp no le c o s t a r á- a b s o l u t a m e n t e nada; y el, Sr. Ma nit le éxpedi- r á a d e m á s u n e j e m p l a r d é su mara- villosó. libro, Intir t u l a d p C ó m o c u r a r s e á sí lalsixta y á: los eternas i Este libro éxplic. á cómo el S r M a n n hace p a r a c a- ráp; las enfermedades; y contiene wna descripción complér, ta dé s u terapéutica. E s t e Ubre l e e x p l i c a aderriás cómo á su tijrjno t a m b i é n íeiserá, fácil a d q u i r i r e s t e nríáTa- íiHoso p o d e r y de curar, por consiguiente, á los enfermos qué están á SH: alre, dedor. Np ten drá Tísted que desembolsar u n c é n t W ó p a r a rcéij) ir este; iibro. E s c r i b a á M l k á n n déle Sii- dirección c o m p l e t a y franquee su- carta Con tín selló dé 2- 5 Céntimos Dirección: G. A. i ÁNÍí, Boi. te; 9 S ¿ctioh, 1,0,3 E. Rué del Louvre, 48, Párfs Xi i áñciá yj-