Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
UNA MONA EN LA UNIVERSIDAD p ste chimpancé de tan buena voluntad se llama Susie, y, como puede verse por los dibujos, es feillo, pero simpático. Al tratarle- -así al menos lo aseguran los estudiantes de la Universidad de Pensylvania- la- simpatía aumenta, porque Susie es de una jovialidad verdaderamente estudiantil. En la Universidad de Pensylvania ocupa una habitación reservada y tiene á su servicio dos camareros, consagrados á su cuidado. Cuando 5 M 5 Í aparenta una seriedad ejemplarísima, es cuando hay que temer alguna sorpfesa; cualquier burla, que sólo una mona puede permitirse. Una vez, de un armario de la Universidad desaparecieron varios pájaros disecados. ¿Quién podía haberlos robado? Todas las sospechas recayeron sobre 5 WÍÍV, y sus dos guardianes se dedicaron á espiarla, y atisbando por el ojo de la cerradura advirtieron que en cuanto SMÍÍ quedábase sola, sacaba los pájaros y jugaba con ellos, encerrándolos y haciéndolos desaparecer al notar el menor ruido. Su temperamento alegre y divertido no le impide, sin embargo, eacar buen provecho de las lecciones que recibe de profesores espe 886- cialistas. Como es lógico suponer, sus estudios, para ser cursados en una Universidad, no difieren mucho de los que reciben los demás monos amaestrados. Susie, naturalmente, no aprenderá nunca Derecho romano, ni Metafísica, ni Cálculos mercantiles, pero ya sabe distinguir, sin vacilar un tnomento, todos los colores, y escribe á máquina algunas cartas. También, y con cierta rapidez, hace operaciones aritméticas con eí auxilio de la máquina calculadora. Ordena su ropa para la lavandera y lleva cuidadosamente registrado lo que se gasta en su manutención para habituarse al orden y economía domésticos. Susie. ha aprendido á conducirse correctamente en sociedad. En la mesa sabe comportarse como una persona bien educada, y hace uso del cubierto con bastante soltura. Al pasar de una habitación á otra no se olvida nunca. de cerrar las puertas, y al recibir á las visitas sabe poner un gesto amable y saludar con vm efusivo apretón de manos. Tampoco descuida otras atenciones: enviar felicitaciones á sus amigos en fiestas onomásticas, bodas, bautizos, etc. é inscribir su nombre en las listas de pésame. E s, en fin, Susie, una verdadera msnad 867