Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOTAS TAURINAS cinco años, ocho de cuatro y medio y 13 de cuatro. Esta es una verdad innegable, claramente demostrada por la franqueza con que los ganaderos entonces declaraban. Con ía lectura de este documento pueden convencerse hasta los más incrédulos- de que no siempre es verdad lo que se cuenta y de que no existfe gran diferencia de unos tiempos á otros, cosa facilísima de comprobar con un poco de paciencia, otro poco de buena fe y un mucho de buen criterio para quedarse en los términos medios, que es en los que radica la virtud. Si fuera tan fácil desentrañar la historia taurómaca de todo el siglo pasado como es la de estos últimos tiempos, podrían presentarse el anverso y reverso de todas las figuras para, comparando unas con otras, formar la verdadera historia, en la que serían grandes los que son, pero de todos se encontraría buena y malo que contar. Estas líneas están hechas únicamente para justificar que en los tiempos pasados, en la época en que empezatja el gran Francisco Montes, se lidiaban toros cuatreños, lo mismo que se lidian ahora. Pero conste, y se repite, que de esto á que nos los quieran dar de tres en los días en que se cobran i.ooO pesetas por cuerno, hay un abismo, porque en tiempos pasados... ya diremos á cómo cobraban los toros en tiempos pasados, sin necesidad de remontarnos á tantos años como nos h e m o s remontado al copiar este cartel. como los toreros encontraron género para realizar algo de lo que pueden y saben, él conjunto resultó lo que tenía que resultar, tal y como lo pensó el que organizo las fiestas aunando los precisos elementos para el mejor éxito. En Sevilla salieron las cosas con su poquito de desigualdad, porque la empresa puso más la vista en la. caja que en la satisfacción del público, y las ganaderías d r o n mucho que desear, habiendo en aquella tierra tantos toros bravos y muy especialmente en el mes de Abril, cuando apenas ha habido saca para las otras plazas. San Sebastián ha dado este año las corridas en que menos se ha divertido el público, desde hace algunas temporadas, El primer concurso fué fatal; la elección de ganaderías para un certamen como aquél fué desdichadísima, y sucedió lo que tenía que suceder que aquella corrida resultó una de las peores que se han lidiado en tan importante plaza, á la que acude la afición de toda España, que en 1911 ha salido renegando justamrente. Se divirtió, el espectador el día de los Muruves y se hubiera divertido con los de Santa Coloma si no se da la corrida como se dio en medio de una torrencial lluvia que asustaba. Moreno Santamaría, Palha y Benjumea no tienen tiategoría para tan importantes fiestas, sobre todo cuando tanto bueno hay donde escoger si las cosas se hacen á tiempo. Hoy por hoy, estas tres ganaderías han de hacer mucho para que las consideren como, especialmente la de Benjumea, han sido consideradas hasta hace poco tiempo. Con los de Pablo Romero pasaron buen rato los que presenciaron la fiesta. Pamplona, la de las clásicas fiestas de San Fermín, dio una corrida de Parladé y en esta fué en la que se vieron cosas agradables, y algo en la de Guadalest; pero en las otras no han visto los pamploneses lo que otros años. Lá fama de las corridas del Pilar ba bajado desde hace algunos años, por el incomprensible prurito de llevar solamente ganado duro, sin comprender que si bien es verdad que no ha de ser todo carne magra, menos debe pasar el que sólo sea hueso lo que tengan que roer los toreros. Por esta causa van ya unos cuantos años en los que algunos zaragozanos han perseguido á los diestros y les han amenazado con cortarles la coleta. No digamos nada de Barcelona, plaza en la que si algún día sale contento el público, es porque alguien que no ha sido la empresa ha organizado una fiesta. Madrid tendrá capitulo aparte. Ha habido bueno y malo, más malo que otros años y se analizará. Fíjense las empresas que quieran agradar á sus públicos en aue es muy fácil unir lo útil á lo agradable, cuando se tienen buena voluntad y afición al hermoso espectáculo. Toros y toreros es lo que hay que dar y si no se puede, mejor es estar duermes. ÁLBUM BlOGRAnCO EMILIO CORTELL (CORTIJANO) 11 n torero valenciano joven y fuer te, que tiene buen estilo de matador, grandes facultades y no mala maña en algunas cosas de torero, condiciones que no debe dejar pasar sin hacer que se fijen en ellas en las plazas grandes, que dan y quitan. Si deja pasar el tiempo sin dar el empujón que necesita para colocarse en un lugar que puede ganar fácíL mente, será lástima, pues á poco que sacuda la pereza ó lo que sea, puede conseguir mucho. En Madrid ha toreado muy poco, y por ello no puede este público juzgarle con completo conocimiento de causa. Ponga su empeño en torear aquí, y cuando lo haga, eche todo el carbón, pues por su edad y condiciones puede ser alguien. Nació el día 21 de Octubre de 1884 en Gayanes, provincia de Alicante, y fueron sus padres D. Juan Bautista Cortell y doña Genoveva Valls. Cuando sólo contaba dos años se trasladaron á Valencia, donde después de recibir educación esmerada ingresó de dependiente en un comercio de aquella capital. Pronto comenzó las escapadas á las capeas, cuando éstas se celebraban en día festivo, y aunque la familia se opuso, consiguió salir á banderillear por recomendación del desgraciado Fabrilo, en corridas económicas, dando en ellas la nota de valentía y de no desconocer 1 o s menesteres del oficio. Después sirvió en el Ejército en ui: regimiento de Artillería de montaña. Cumplida esta misión, volvió á sus aficiones con grandes bríos y lo abandonó todo por ser torero. Vino á Madrid, donde residía un hermano, y logró matar en Robledo de Chávela un toro colmenareño de Martínez. Además toieó por entonces en Villalba, Villarrubia y Guadalajara. En Valladolid toreó el día 21 de Agosto de 1904, con Carralito y toros de Reina. Desde esta fecha comenzó á vestir el traje de luces y toreó de lleno en PARA A L G U N A S EMPRESAS P uede considerarse terminada la temporada de toros, pues á la hora en que salgan á luz estas líneas quedará por lidiar, si acaso, alguna corrida que ya esté encerrada en los chiqueros, y como todo ha terminado, se puede decir algo á las empresas que tengan pensamiento de agradar á los públicos que pagan los gastos. Desde luego, no hay sino echar una ojeada ligera mirando al modo de organizar los empresarios, para saber dónde están los que entienden y á qué lado se encuentran. los que sólo rinden culto á las apariencias sin cuidarse de lo esencial. No vamos á analizar la labor de todos los dueños ó arrendatarios de plazas, sino fijarnos en unas cuantas de las principales para sacar deducciones. Allá donde los organizadores fijaron su atención en toros y toreros eomo ocurrió en Córdoba, Granada, Bilbao, Valencia y Salamanca, se diTÍrtieron I o s espectadores, porque