Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
p r s uno de los monunien tos m á s notables y más pintorescos á la vez con que cuenta la provincia de Huelva. Se levanta el castillo y la antigua Colegiata, que forma parte de él, sobre un formidable risco al Oriente de la villa de Alquézar, rodeado de precipicios que dan al río Vero, y unido á aquélla tan sólo por una estrecha faja, donde está l a puerta de entrada á la vieja fortaleza. Desde aquella enorme peña se hicieron ya fuertes los romanos, dando á su mansión el nombre de castruní vigetum; y á mitad del siglo ix, Alquézar estaba s ometido á los árabes, cuyo reyezuelo mandó levantar el alcázar q u e hoy se admira. En lO O ganó la villa el Rey Sancho Ramírez, dedicando entonces dentro del castillo una iglesia á la Virgen y dotándola con gran munificencia. Presenta aquél her- mosa perspectiva y ascendiend o p o r suave rampa se ve la torre del vigía, otra adosada al muro, y á continuación, la segunda puerta de ingres o coronada d e almenas. La espaciosa plaza del castillo está limitada por éste, por murallones de pequeños y n e gruzcos sillares y por los precipicios antes citados. Por toda la construcción se descubre la mano árabe, ya en delicadas ventana? cuyos arcos de herradura se apoyan en una ó dos columnitas, ya en el edificio, c a s i abandonado hoy, de hermoso estilo árabe, con graciosos ajimeces morada un día del reyezuelo mahometano y posteriormente de los clérigos adscritos á la iglesia de Alquézar. Al pie de la pared que mira a l S u r encuéntrase 1 n a estrecha puerta con varios relieves y esculturas; allí es fama fueron encerradas