Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
de papel blanco, ó, mejor, con unas cuitas, que se pueden sujetar en el suelo por medio de unos clavitos, de unas estaquitas, etc. etc. Pueden jugar doce niños; cada uno de ellos escogerá una hora, y en ella pondrá la bolita. Consiste el juego en meterla en el agujero, dándola con el bastón; y ganará el que lo consiga con menos golpes. El juego de las rayas es muy parecido al anterior. Se trazan varias rayas en la arena, dejando entre ellas un espacio de treinta ó cuarenta centímetros, y un poco más allá Un agujero como el que se dijo para el juego del reloj. Los niños que tomen parte en el juego, han de echar á suertes á ver á quién le toca empezar. Y luego, pOr su turno, los jugadores tiran al alto la bolita á ver en que raya, ó cerca de que raya cae; y desde allí hay que llevarla al agujero, ganando el que lo logre en menos golpes. Este juego, como el anterior, como todos los que los niños practiquen al aire libre, no sólo constituyen un discreto esparcimiento para su espíritu, después de las tareas escolares, sino que á un tiempo les proporciona salud, destreza y agilidad á los miembros de su cuerpo. JUEGOS DE JARDÍN I os juegos que vamos á explicar aquí, son muy sencillos, muy divertidos y al mismo tiempo, muy higiénicos, condición primera de los juegos modernos. También puede decirse que son una especie de ejercicios preparatorios para aprender el golf, que, como todos saben, es uno de los deportes más cultivados en este tiempo. Tienen, además, la ventaja de poderse jugar en un jardín que no sea muy grande, para emplear las mañanas ó las tardes en que los niños no pueden salir de casa y se aburren en sus habitaciones. Uno de los juegos se llama del reloj y el otro de las rayas. Para ambos se emplean las bolitas de madera y los bastones de jugar al golf, ó, en defecto de éstos, otros que tengan en uno de sus extremos una especie de cachiporra. Y vamos con el juego del reloj. Se traza en la arena una circunferencia, que ha de ser la esfera, y en el centro se hace un agujero un poco mayor que el tamaño de la bola. Las horas se marcan, en su sitio naturalmente, con unas tiras 348- -340-