Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Cirtese Por ta raya. TONINADA PERSPECTIVA p l pequeño Tonino, para darse uü poco de importancia, toma Un periodiéo; y comienza á leerlo Con la majfOi seriedad. -Pero lio fijándose en que lo está viendo, del fevés, exclama attgüs tiado: Abuelito! ¡Otra desgracia! ¡Uri automóvil que há volcado y ha cogido debajo á. tre s personas! LOSPAPÁGAYOS fuD os maestros hablaban de laContura convocatoria de un fO VI. MADRID 29 D E OGOCOBBE D E 1911. NPM; 44. greso pedagógico. ÍY dices que inauguraremos el Congreso con una comida? -Si. i Por aué mé lo preguntas? -Para pedir que ños constítu yamos en sesión permanente. INGFNUÍpAb E N C A N T A O Ó R A C s verdad que los papagayos vi ven muchos siglos? ¡Ya lo cr. eo! ¡Un amigo mío tiene uno en casa que está allí desde hace doscientos años! ¿be verdad? -S í pero disecado. JUANJTO, BA 20 NA T e modo que tiene Usted la vaCa- enferma? -No me hable usted de esa desracia. Nos vemos en la precisión e comprar leche para nuestro consumo. -i Y qué hace usted con la leche de la vaca enferma? -La enviamos á los ami g o s para no tirarla. f nos. Caso de generosidad insólita en él. -T Cómo es posible que hagas tá cosa semejante, tragoncillo? -le preguntó la madre, sorprendida por el rasgo. -f- h. la fuerza, mamá! ¡Si les doy poco á los demás, cuando les toque á ellos harán lo mismo conmigo! Así me lo has dicho tú misma muchas veces, UN COLMILLO uál es el colmo para un profesor de matemáticas? Cqm. er. una ensalada de raíces... cuadradas. la merienda, tocó á E ndar parte de ella á sus Juanito herma- CHARADA REMITIDA POR CARMEN RODRIGUFZORTIZ (De Santander) -El otro día estaba yo tomando ní era- íe MMc? a y vino una cuarta- tereera- cuartaj que me robó el reloj; yo, qué lo advertí, la tiré la. itodo. SOLUCIÓN A. LÁ CHARADA DEL NÚMERO ANTERIOR C EE- CE- RA E T n u i i hermoso día septembrino una mosca se paseafe lleíiá de satisfacción volando por los bancos de una plazoleta á ja som ra: tranquila de las acacias. En una de sus idas, y venidas llegó á la uerta de una iglesia y acomodóse, sibaríticamente en los j) ies de un santo para tomar el sol. No se fijó eTThsécto en las bellezas artjui- -362