Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOTAS TAURINAS porque es interesante para con d tiempo conocer la historia del diestro que ha conseguido ocupar uno- de los primeros puestos. apeando tempotales y maiando toros se titula el folleto que ha escrito D. José Larrea, Pepe, crítico taurino de Bilbao. Puede suponerse por el título que se trata de Lecumberri, marino y torero, tan bravo ante la fiereza de las olas como ante la de los astados. Es una relación de hechos históricos que resultan fantásticos, novelescos é interesantísimos, que ponen de relieve el temple del joven Zacarías Lecumberri, quien por seguir los dictados de su cohcienaa, ha pasado gran racha de penalidades sin la forzosa necesidad que otros, pues que en su casa gozaban de buena posición. Se lee de un tirón. tor último; pe hilete se hacon la firma de Republicado un peque- ño folleto, que lleva por titulo Defensa del maestro Castor Ibarra (Cocherito) El contenido de aquellas páginas justifica el título, y todo ello es una ardorosa defensa del matador de to- ros bilbaíno, hecha con pasión justificada al tratarse de un buen torerf) y paisano por añadidura años 49, 50, 51, 52, 53. 55, 58 y 69. Es una colección muy curiosa. Poco más de una temiporada duró El Clarín, que se empezó á publicar en Madrid el año 1850. Después de éste, en 1851, empezó la publicación del importantísimo periódico El Enano, que con este título y el de Boletín de Loterías y de Toros, duró hasta 1885, en que fídleció su fundador, D. José Carmena. Aún siguió con el título de El En no; se publicó hasta mediados de temporada de 1887. Muchos son los que se publicaron después de éstos, pero sólo alcanzaron alguna importancia El Látigo Tauromáquico, de Cádiz, que, con algunas interrupciones, vivió cerc de treinta años; Antón Perulero, tambié; i de Cádiz, que duró unos seis años; El Menguf, en Madrid, que duró dos tímporadas y fué popularísimo; El Tábano en Madrid, que duró desde el 1870 hasta el 1871, y El Puntillero. de Jerez de la Frontera, que duró unos ocho años. El año 1874 comenzó á publicarse en Madrid El Toreo, que continúa aún y resulta una de las colecciones más, interesantes. Pepe- Hillo se publicó en Barcelona el año 1875 y duró más de doce año. s. En Sevilla se publicó El Loro, el año 1877, y, con varias interrupciones, se ha publicado cerca deyeinte años. En Málaga se publicaron El Tío Juanero y El Juanero, entre los años 1877 y 1880. El año 1879 empezó en Madrid la publicación de El TÍO Jindama, y duró hasta 1904. El año 1882 comenzó la hermosa revista La Lidia, que áe publicó sin interrupción hasta el año 1900; La Nueva Lidia, empezó el 1884 y acabó el 1886; El Arte de la Lidia, se publicó el año 1885. En Zaragoza comenzó á publicarse El Chiquero, en el año rSw y sigue publicándose aún. El año i888 empezaron en Madrid El Toreo- C- ómico y El Sinapismo. Duró el primero hasta hace tres año el segundo, hasta el año 1890. En Sevilla tuvieron, mucha impor tancia los periódicos El Toreo Sevillano y La MuletOj- igaai. cuando se publicaban por separado que cuando se refundieron en imo solo. El 1892 se publicó en dicha- capital un hermo; so periódico con el título de El Arte Taurino, que duró hasta 1896. El año 189 a se publicó en. Madrid un periódico con el- ítulo de El Enano, y duró con la misma propiedad ocho años. Con el mismo título, se publica ah óra por otra empresa. El año 1896 se publicarqn en Madrid Pan y Toros y El Arte de los Toros; el primero un, exjeleníe, periódico, que fué lástima- que no. dujwsé más que dos temporadas. Ef jSg? empezó en Madrid la publicación 4 t la revista Sol y ombm f ¡vifi úmi continúa y resulta una de las mejorei colecciones de estos tiempos; también continúa la publicación Heraldo Taurino, de Madrid, fundado en 1899. En Barcelona se publicó en 1900 La Fiesta Nacionalj bonita revista que después se publicó en Madrid y ya hace dos años que cesó. Los que se fundaron después son periódicos conocidos de todos, y han cesado Respetable Público y Los Toros cuyo titulo conserva esta sección. En Sevilla se publica en la actualidad La Verdad Taurina; en Madrid además de los citados. Toreros. Arte Taurino, Eco Taurino, La Coleta í el Programa oficial; éste es muy an tiguo ya en Barcelona, El Mitira El Saltillo, y en Córdoba, El Tore Cordobés. Además de los referidos, se hai publicado ás de un centenar de pe riódicos, -mismo en Madrid que ei las capimJes importantes; en Portu gal, Francia, Méjico, Cuba, Lima Caracas y otros puntos. En Valenci; fueron importantes los p eriódicos E Taurina y El Nuevo Quiebro. Faltan en esta lista muchísimos pero creemos que está lo más esencial, porque repetimos que el publicarlos todos ocuparía más espacio del que podemos dedicar á una contestación. Sr. D. L. L. Madrid. -Es- usted el que está equivocado, pues en la corrida del 27 de Mayo de 1894, en la que el toro Perdigón mató al Espartero, toreó como s egundo espada Carlos Borrego (Zocata) quien era cuatro años más antiguo como matador de toros que Antonio F. uentes. Por esta causa tuvo que estoquear el segundo toro, que se llamaba Cordón; el cuarto, que correspondía al desgraciado Espartero y se llamaba Culebro, y el quinto, llamado Gra waíío. No estuvo- bie a; pefo mató los tres t ros citados- (Antonio Ftteñfe estuvo muy bien en IQ que se, rfefieíe á la; btega y á ayudar á- los Wmpáñeros qíüe esta- ban todos átribjulados coiv la tremenda desgracia qü -ocúlrííó. ató muy bien su primer foro y éá él! Otro estuvo no más que regular- r- Sr. D. J. S. Grado (Astikias) El domicilio de Antonio liFuentes es en Sevilla y no sabemos líi s señas, aunque suponemos que ntíjlmacen falta para dirigirse á él, p o í r de sobra conocido. Sr. D. J. E. L. Jaén. -Bxí, efecto, de Villarillo se iij; 0 sieirrore- que era de Jaén ó su proyiiicia. T ¿ii %i én era -de esa tierra un bánderíH ¿ro apelli: d ¿d 9, Ruiz del M 9 ral, que- tEfreó en las víliáÜas de Madrid foc ya. más de -veinte años. 7 l ¿AVERIGUADOR TAURINO í Dos aficionados, Vitoria. -Sólo el hacer un índice de los periódicos tauruios que han existido ocuparía más del espacio que dedicamos habitualmente á los asuntos de toros. Vamos, sin embargo, á dar á ustedes nota de los más principales, y para poseer teda la lista procuren hacerse con un ejemplar de la obra d, e D. Luis Carmena y Millán, titulada Lances de (apa. El primer periódico qué como tal tiene catalogado el Sr. Carmena es del año 181- 9, y ss titulaba Estado que manifiesta las particularidades ocurridas en esta corrida. Duró muy poco. El ano 1820 se publicó o ro con el tí, tulo de Cartel de torp y terminó antes que el año. Lo mismo- oeur. rió con otro que se publicó el ano 18 5 y que, se tituló El Toro, y sólo duró uñ mes. La Flor de la Canela, en 1847. La Tauromaquia, fundada por don Manuel María Santana en 5848, no llegó á un año de publicación. El año 1849, s SevUla, comenzó la publicación de las Cartas T, aurómacas de Don Clarencio. De estas cartas, que son reyj. stas en vers o- de. las corridas celelaradas en Sevilla, existen muy pocos ejemplares de la colección coiRpleila, Í K contiene revistas de los Sti 4 y