Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BL GUADARRAMA r UNQUE no hemos llegado todavía, ni con mucho, á conceder á la bellísima sierra del Guadarrama toda la atención que merece se ha producido desde hace unos cuantos años entre los habitantes de la corte una tendencia a reconocer las ventajas de aquel sitio como punto de veraneo y como objetivo de excursiones. Se ha escrito mucho acerca de los distintos pueblecillos enclavados en la srerra; se han edificado viviendas; se ha establecido la co tunibre de n los domingos a respirar aquel purísimo aire. Para nmchos niadrilcño. s- -v. son va iamiharcs algunas de aquellas cumbres muchos de aquellos encantadores parajes: Peñalara, La Maliciosa t. abezas de Hierro, nos suenan va á cosa familiar Como diría un anunciante: quien va alíí una vez vuelve siempre En aquella sierra se pueden practicar todos los deportes En el puerto del Paular. Un alpinis ta. de la nieve, á los cuales va habiendo c a d a año más afición entre los madrileños, y durante la temporada invernal, dominicalmente, acuden allí numerosos alpinistas, provistos de todos los trebejos necesarios, q u e prestan á aquellos parajes pintoresca animación. No sólo en invierno es agradable la Sierra. En verano son también muchísimos sus encantos. Un distinguido articulista ha dicho con razón sobrada: El Guadarrama tiene la ventaja, no sólo de su proxmíidad á la corte, sino de ofrecer al turista Por los pinares de San Raiaei. ÍP- IP nares de Fucufrla. una gran diversidad de estéticas emociones, que cada cual puede V elegir según su temperamento. Desde los abruptos canchales de las Pedrizas ó Siete Picos, cuyos desmoronamientos c i c tópeos nos traen á la memoria remembranzas de ciudades muertas, hasta la apacible estancia que podéis encontrar un día que, llev a n d o á espalda; vuestro saco tirolés remontéis el puerto de Navacerrada, crucéi los pinares sombríos a s Vaquerizas c! Vado de las Cruces, el Arroyo Infierno, y. avanzando más allá. vayáis á sentaros sobre la hierba, al borde de 1 a laguna d c Pénala r a serena y augusta, donde los rebaños dp dulces csqui-